6 C
Castro
martes, agosto 11, 2020

Cuando Chile quiso vender la Isla de Pascua a los nazis

Debes leer

Reivindicar a Chiloé como territorio Docente

Julio Fernando Iglesias Navarro Chiloé es tierra y cuna de grandes e insignes docentes qué duda cabe. Se puede encontrar profusamente en diversos estudios, publicaciones...

Proyecto busca resguardar aves playeras migratorias en humedales de Chamiza

Iniciativa es ejecutada de manera conjunta por la Red de Observadores de Aves y Vida Silvestre de Chile y Fundación Conservación Marina. Los humedales de...

Exigirán a Unión Europea evaluación de acuerdos comerciales con Chile por situación crítica de derechos humanos

 El Equipo de Trabajo por Derechos Colectivos, junto a diversas organizaciones, solicitarán a instancias de la Unión Europea y Parlamento Europeo, la evaluación de...

Julio de dulce y agraz: 10%, Pradenas, gabinete del rechazo y racismo

 Terminó un mes julio que, a pesar del contexto de pandemia, se caracterizó por una serie de acontecimientos de enorme trascendencia, que se enmarcan...

El país sudamericano necesitaba dinero en 1937 para comprar dos cruceros. La revelación está incluida en el libro ‘Rapa Nui. Una herida en el océano’, de Mario Amorós

Por Rocío Montes

 

Chile buscó vender a la Isla de Pascua a la Alemania nazi. Reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, a unos a 3.500 kilómetros de distancia de América en medio del Pacífico, fue ofrecida por el país sudamericano al régimen de Adolf Hitler para conseguir el dinero y poder comprar dos cruceros para la Armada, que en esa época tenía el control de la isla. Sucedió en 1937, pero la operación fue tratada como un secreto de Estado por el Gobierno conservador chileno, liderado por Arturo Alessandri. Ochenta y un año después de la asombrosa oferta, sin embargo, la historia se desvela en el libro Rapa Nui. Una herida en el océano (Ediciones B), del escritor español Mario Amorós, que se presentará en Santiago de Chile el 9 de agosto y en la isla, el día 14.

Rapa Nui o Isla de Pascua, como se le llama indistintamente a uno de los pedazos de tierra habitados más aislados del planeta, había pasado a ser parte del territorio chileno en 1888, pero recién en 1966 el Estado le reconoció los derechos civiles y políticos. En la década del treinta, cuando sucedieron las negociaciones con la Alemania nazi, “para el Chile continental la isla era sobre todo un lugar marcado por el estigma de la lepra y para el poder político, un lugar lejano, cedido a la Armada y arrendado a una compañía privada, con muy escaso valor”, señala Amorós. Esta percepción explica en parte la decisión del Gobierno de Alessandri que todavía azotado por la crisis económica de 1929, necesitaba el dinero para reforzar la defensa marítima del país: las Fuerzas Armadas temían una alianza militar en su contra que uniera a Perú, Bolivia y Argentina. La reciente contratación de la construcción por parte de Argentina de ocho barcos de guerra en el Reino Unido había despertado “la envidia” de la Armada chilena y de la Administración de Alessandri, según detalla el libro, por lo que estaban decididos a reforzarse militarmente.

Fue el contexto en que a lo largo de 1937 el Gobierno de Alessandri ofreció la venta de Isla de Pascua, al mejor postor, a Estados Unidos, Japón, Reino Unido y la Alemania nazi. Hasta ahora eran conocidas solo las dos primeras negociaciones, pero no las conversaciones con el régimen de Hitler, al que Chile le había comprado recientemente 36 aviones para la Fuerza Aérea “de manera arbitraria e incurriendo en prácticas corruptas”, según se detalla en Rapa Nui. Una herida en el océano. Amorós cuenta que fue en el marco del XVI Congreso de la Asociación de Historiadores Latinoamericanistas Europeos de 2011, en San Fernando (Cádiz), cuando el profesor húngaro Ferenc Fischer, especialista en la historia de las Fuerzas Armadas chilenas, presentó una ponencia referida a las negociaciones secretas mantenidas por ambos países entre 1935 y 1939 que abordaron la oferta de venta de la isla.

Fischer encontró un documento en el archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores en Bonn que resumía una entrevista entre el embajador de Hitler en Chile y el entonces ministro chileno de Relaciones Exteriores, José Ramón Gutiérrez Alliende, que se celebró el 14 de agosto de 1937. En ese encuentro, explica Amorós, la Alemania nazi buscaba confirmar las intenciones del Gobierno chileno de venderles la isla. Aunque de esta conversación no quedó ningún registro en el archivo histórico de la cancillería chilena, según pudo constatar el autor del libro, existen otros documentos que entregan mayores detalles de la operación que buscaba concretar el país sudamericano.

El historiador Mario Amorós. FLORENCIA DORAY

El 17 de noviembre de 1930, el agregado naval estadounidense en Chile, I.H. Mayfield, informó a su país de la oferta de Chile y que el precio solicitado por la isla era de un millón de dólares. En un nuevo informe estadounidense fechado el 8 de junio de 1937, el nuevo agregado naval de Estados Unidos en el país sudamericano, A.S. Merrill, envió a sus autoridades un escrito de carácter confidencial de dos páginas en que señala que el presidente Alessandri había decidido ofrecer la venta o el arriendo de Rapa Nui para “financiar la construcción de dos cruceros en el extranjero”. En el escrito se indica que Chile había ofrecido la isla a otros tres países –Reino Unido, Alemania y Japón– y que la operación había sido propuesta a Alessandri por el entonces comandante en jefe de la Armada, Olegario Reyes del Río.

Ninguna de las negociaciones secretas llegó a prosperar, aunque solo se conocen las razones del lado británico, explica el autor de Rapa Nui. Una herida en el océano. “Descartaron la compra de la isla porque consideraron que su valor, desde el punto de vista naval, era escaso. No obstante, tanto Londres como Washington estimaron que era conveniente que ni Japón, ni Alemania, ni tampoco Italia (las futuras potencias del Eje), se hicieran con la isla”, explica Amorós, que en su libro recorre la historia de Rapa Nui, con su patrimonio cultural y arqueológico invaluable, desde el origen de su poblamiento humano hasta la actualidad, “cuando el pueblo rapanui busca redefinir su relación con el Estado de Chile”. El autor se refiere a la querella que el Consejo de Ancianos del Pueblo Rapa Nui y el Consejo de Jefes de Clanes de la Isla presentó en 2015 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para conseguir la devolución de tierras ancestrales y el control de los recursos naturales.

https://elpais.com/cultura/2018/08/01/actualidad/1533134225_284385.html 

 

No podemos olvidar, pero ya no somos esclavos…

De la carta del pueblo rapanui al Presidente Eduardo Frei Montalva

5 de diciembre de 1964

       El 9 de septiembre de 1888, por el llamado Acuerdo de Voluntades, el pueblo rapanui decidió ceder a Chile la soberanía de Isla de Pascua, pero no su propiedad. Hoy, 130 años después, los descendientes de aquellos isleños han demandado al país ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para lograr la restitución de sus tierras ancestrales y de los recursos naturales. Y exigen “las disculpas públicas” del Estado de Chile por el “régimen de esclavitud” y las violaciones de los derechos humanos que sufrieron hasta mediados de los años 60 por la alianza entre el Estado y una compañía privada, con la anuencia de la Iglesia católica y de la Armada.

      “Pero no se trata solo de un caso judicial”, leemos en el epílogo del libro. “El desafío es mayor: construir el futuro de Rapa Nui desde la redefinición, en un plano de igualdad y respeto, de su relación con el Estado de Chile…”. Solo así, prosigue el autor, “podrá cicatrizar por fin aquella herida abierta hace mucho tiempo en la inmensidad del océano Pacífico, en una isla que nos ofrece un bellísimo legado cultural y arqueológico, así como la vitalidad y la hospitalidad de las gentes que la habitan”.

       Después de una rigurosa investigación en más de una decena de archivos, el historiador y periodista español Mario Amorós recorre la historia de la isla, desde su poblamiento humano y la era de los moái hasta la actualidad, y relata impactantes episodios de abusos y también de resistencia de un pueblo jamás sometido.

      Asimismo, revela la actuación de un errático y muchas veces indolente Gobierno chileno, que incluso en 1937 ofreció en secreto la venta de la isla a distintas potencias, entre ellas la Alemania nazi, para financiar la construcción de dos cruceros de guerra para la Armada.

…………………………………………………………………………………………….

Mario Amorós (Alicante, 1973) es egresado y doctor en Historia por la Universidad de Barcelona y egresado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido profesor invitado en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile. Entre otros libros, es autor de las biografías Neruda. El príncipe de los poetas (2015), Miguel Enríquez. Un nombre en las estrellas (2014) y Allende (2013), publicadas también por Ediciones B.

Foto: iko

Mas articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas publicaciones

Reivindicar a Chiloé como territorio Docente

Julio Fernando Iglesias Navarro Chiloé es tierra y cuna de grandes e insignes docentes qué duda cabe. Se puede encontrar profusamente en diversos estudios, publicaciones...

El miedo a volver a las escuelas

Carlos Delgado Álvarez Hace un tiempo escribí que Victoria Camps en su libro “El gobierno de las emociones” señalaba que “no hay razón práctica sin...

Proyecto busca resguardar aves playeras migratorias en humedales de Chamiza

Iniciativa es ejecutada de manera conjunta por la Red de Observadores de Aves y Vida Silvestre de Chile y Fundación Conservación Marina. Los humedales de...

Exigirán a Unión Europea evaluación de acuerdos comerciales con Chile por situación crítica de derechos humanos

 El Equipo de Trabajo por Derechos Colectivos, junto a diversas organizaciones, solicitarán a instancias de la Unión Europea y Parlamento Europeo, la evaluación de...

Julio de dulce y agraz: 10%, Pradenas, gabinete del rechazo y racismo

 Terminó un mes julio que, a pesar del contexto de pandemia, se caracterizó por una serie de acontecimientos de enorme trascendencia, que se enmarcan...
Abrir chat