5.9 C
Castro
miércoles, agosto 5, 2020

Mujer transgénero en situación de calle: sobreviviendo a las hostiles noches invernales de Chiloé

Debes leer

AFP y Concertación: ¡Colusión total!

Por Felipe Portales Publicado en el clarin Lo que usted leerá a continuación lo dejará estupefacto. Incluso a mí, severo crítico del liderazgo de la Concertación...

La Araucanía y el racismo

Por Entre Piso Como si este Gobierno ya no tuviese ningún problema, sumados a la crisis sanitaria, social y política, a una cuenta pública intrascendente,...

Nuevo ciclo de Quelcun Constituyente: «Sistema de pensiones en Chile y la necesidad de acabar con las AFP»

 El pasaado viernes 31 de julio , se realizó un nuevo ciclo del #quelcunconstituyente con la participación de Beatriz Muñoz de la coordinadora No...

Una victoria para las comunidades: Corte Suprema acoge Recurso de Protección y respalda accionar de lugareños de Puntra y Chepu en su defensa contra...

 Mediante importante sentencia dictada el día de hoy la Corte Suprema, revocando la sentencia dictada por la Corte de Puerto Montt, acogió dos recursos...



Mujer, transgénero y en situación de calle, es la realidad de Kendra, quien ha sido invisibilizada por el Estado de Chile, víctima de la falta de oportunidades propias del capitalismo avasallador, el cual la ha discriminado por no ser parte del modelo hegemónico binario. ¿Cómo le ha afectado  la crisis del Covid-19?, ¿Cómo se ha visto perjudicado el comercio sexual  transgénero con la crisis sanitaria? ¿qué podemos hacer cómo sociedad? Te invitamos a reflexionar en base a la historia de vida de Kendra, quien por estos días se encuentra enfrentando el invierno chilote.


 

Kendra de caminata por la costanera Castro.

 

El frío y la humedad chilota de las 5 de la tarde calaba los huesos, más aún a la orilla del mar donde el viento se dejaba mostrar. Frente a mí, una mujer que deja entrever en su expresión, el peso de la vida nocturna y callejera, la cual lleva tatuada en la piel. Kendra de 27 años cubre su rostro tras un largo, liso y oscuro cabello. Mientras  prende un cigarrillo ­- con sus manos algo heridas por el uso del carbón, el cual sobre una vieja llanta le entrega algo de calor- suelta una bocanada de humo, y nos invita a entrar a su hogar, un viejo container muy próximo a un quebrada.

Aunque se encuentre viviendo en situación de calle, Kendra, mantiene su espacio muy ordenado y paradójicamente se siente un calor de hogar. En este terreno baldío en la periferia de la ciudad Castreña, ha encontrado un refugio que la protege del frío. Kendra, de piel canela y una profunda mirada se muestra optimista frente al invierno que se avecina, el cual está enfrentando por primera vez.  Para eso ha acondicionado este viejo container con dos piezas. La primera, con una cama, algunas velas, ropa que le han regalado, y la segunda una habitación con sus alimentos y enseres.

Pieza 2: en donde deja las cosas para cocinar y para el baño.

Su gatito Zimba corre y salta, mientras la acompaña a buscar agua a un estero cercano. Agua la cual luego hervirá y usará para lavar, beber y cocinar. “Siempre me preocupo de hacer su arroz, o sus tallarines, en ese sentido no me gusta estar pidiendo comida”. Con esa porción se alimenta ella y “su marido” (54)  quien es su compañero, comparten las labores de la casa y se gana la vida cuidando autos en la calle.

Acusa que no ha recibido ayuda del gobierno y tampoco del municipio Castreño. “Ni una caja de alimentos, ni un bono, nada de nada, nosotras no existimos para ellos”. Cuando se trata de obtener ayuda mediante políticas públicas, menciona que existe una invisibilización sufrida por las personas transgéneros y más aún en situación de calle.

¿Kendra qué te hace falta?: una estufa a parafina.

Explica que no acude al Hogar de Cristo, ya que no se siente identificada con las personas que viven en situación de calle en Castro. “De partida son todos mayores, con enfermedades, alcohólicos y bueno, eso no es algo malo, pero no me quiero mezclar en ese ambiente que no me hace bien”.

Esta sonriente y simpática vecina castreña, sueña con en algún momento oficializar su cambio de género de manera definitiva y ser reconocida bajo el nombre de Sharon Millaray. Antes de eso, no podrá encontrar trabajo bajo el concepto de “mujer”, lo que le impide poder arrendar u optar a subsidios estatales de vivienda, para lograr salir de la línea de la pobreza y situación de calle que hoy en día la aqueja.

 

La luna y sus secretos: “Con tu dinero riego las rosas de mi jardín”

Por las mañanas se asea en las orillas del estero, o cuando le prestan baño, en la bencinera más cercana a su casa. Hace sus necesidades biológicas en un “tarrito”, el cual lava con agua y limpia con cloro, “somos pobres pero no cochinos”, afirma mientras esboza un tímida sonrisa.

Estero de donde obtiene el agua.

Por las tardes, sale a trabajar, se dirige hacia el centro  de Castro, en donde vende parches curita en las calles. Con eso alcanza a costear algunos gastos básicos del hogar. Kendra, comenta que un tiempo trabajó en una conocida empresa pesquera local, lugar en el cual no le habrían entregado un trato acorde a su identidad de género. Le entregaban tareas donde debía usar fuerza bruta y a su vez, utilizar el baño de hombres. “No me sentía cómoda trabajando ahí, no me podía las cosas. Dure casi dos meses y tuve que renunciar, indica.

 

La venta de parche curitas son parte de sus ingresos.

Ya está oscureciendo, y las únicas luces que quedan son las de nuestros celulares y las brasas que brindan el calor durante la gélida noche de Julio. Se reconoce como alguien de pocas amigas, y que por lo general se junta con mujeres transgénero, ya que prefiere estar con personas que tengan una historia similar. “El que es trans, siente lo mismo que yo, aunque esté en china o en Chiloé, es como una conexión mágica”, agregando que “ es cosa de mirarnos la cara y ya sabemos que somos del ambiente”, mientras suelta un sonrisa y se tapa la boca.

Ya ha caído la noche. Mientras conversamos y caminamos por el borde de la costanera de la capital provincial, la luna es nuestra acompañante y testigo de las anécdotas que nos comenta Kendra. Al preguntarle cómo logró sentir que era una mujer, nos relata que ella, desde pequeña se consideraba gay. hasta cumplir la mayoría de edad, momento en el cual se fue de su casa, comenzando una vida callejera y ejerciendo la prostitución.  Ahí empezó a sentir un proceso que ella define como: “desconstrucción y construcción”, encasillándose dentro del mundo trans, aunque a su vez, reconoce no sentirse del todo “parte” del concepto.

Ya al despedirnos, le deseamos éxito con su proceso de regularización legal de cambio de género. Ella señala sentirse muy contenta porque finalmente podrá ser reconocida como mujer frente a la ley.  “Me siento feliz conmigo misma, me siento linda dii-vi-na, no cualquiera mide un metro 75, ríe, aunque sé que no voy a ser madre, puedo ser mujer para toda mi vida.

 

«Espero algún día dejar de vivir aquí, e independizarme», añade Kendra.

 

Visión de los movimientos de la diversidad sexual frente al caso de Kendra

Recorriendo su pasado, Kendra nos comenta que recurrió a la prostitución hace más de 10 años. Que su niñez estuvo marcada por el abandono de su madre a los 2 años, y quedando al cuidado de su padre, junto con otros 7 hermanos, tuvo que saber sobrevivir a los vaivenes del destino enfrentando la pobreza desde temprana edad.

«Una vez del ambiente, siempre del ambiente».

Las mujeres Trans que subsisten por medio del comercio sexual han sido las primeras en enfrentar el impacto de la crisis social y económica, ya que se les ha arrebatado su principal ingreso para cubrir las necesidades básicas (alimentación y vivienda) quedando desprotegidas y en un escenario de hostilidad; una situación de calle latente”, señala Miguel Martinez, líder el movimiento local de diversidad sexual de la región de Los Lagos, Mogaleth.

Kendra, conoció la vida callejera al salir del liceo, e ingresar al instituto  a estudiar técnico en enfermería en la comuna de Concepción. Dejo al año los estudios. “Me enamoré y me fui de la casa, era una cabra chica”, afirma Kendra, quien actualmente quedó “atrapada” en la Isla de Chiloé, intentando finalizar su proceso de cambio de género, el cual reclama que le ha costado bastante.

“Si nos adentramos en la ley 21.120 que reconoce la identidad de género para quienes realizaron la tramitación administrativa, surgen nudos críticos donde las instituciones informadas por el Registro Civil no han realizado los cambios correspondientes, obligando a los sujetos a recorrer las instituciones para la actualización de datos, situando en escenario de exposición al covid-19, además de exigirles documentos irregulares para esta tramitación”, critica Miguel respecto a la complejidad que tiene el proceso de cambio identidad de género.

La lentitud del sistema lleva a las organizaciones de sociedad civil a cumplir este rol protector, generando acciones que puedan resolver las necesidades más urgentes de los pares, comenta el vocero de Mogaleth, quien nos explica que el contexto en el que ella está forma parte, vendría siendo  «la cultura que ella conoce»  y encontrar una forma de acomodarla en lo que entenderíamos como algo mejor,  los coloca en esta disyuntiva, ¿cómo sacamos a una persona de una situación calle, cuando somos sociedad civil? Es otorgarnos profundas responsabilidades que son del Estado. Finaliza el portavoz de la disidencia local.

Si quieres ayudar de alguna manera a mejorar la calidad de vida nuestra entrevistada, te invitamos a quedar en contacto con nosotros al +56933610886.  Una estufa a parafina, ropa, o alimentos, son algunas cosas que Kendra necesita, pensando en el duro invierno chilote. 

Mas articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas publicaciones

AFP y Concertación: ¡Colusión total!

Por Felipe Portales Publicado en el clarin Lo que usted leerá a continuación lo dejará estupefacto. Incluso a mí, severo crítico del liderazgo de la Concertación...

La Araucanía y el racismo

Por Entre Piso Como si este Gobierno ya no tuviese ningún problema, sumados a la crisis sanitaria, social y política, a una cuenta pública intrascendente,...

Nuevo ciclo de Quelcun Constituyente: «Sistema de pensiones en Chile y la necesidad de acabar con las AFP»

 El pasaado viernes 31 de julio , se realizó un nuevo ciclo del #quelcunconstituyente con la participación de Beatriz Muñoz de la coordinadora No...

Una victoria para las comunidades: Corte Suprema acoge Recurso de Protección y respalda accionar de lugareños de Puntra y Chepu en su defensa contra...

 Mediante importante sentencia dictada el día de hoy la Corte Suprema, revocando la sentencia dictada por la Corte de Puerto Montt, acogió dos recursos...

¡ Bienvenidos a la comuna de Ancud !

Dra Jenny Schmid-Araya: Research Fellow Bournemouth University UKDr Peter E Schmid: Universität Wien, Austria.Ciudadanos observadores en Chiloé El municipio de Ancud es un triste ejemplo...
Abrir chat