13 C
Castro
domingo, septiembre 20, 2020

A 100 años de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria

Debes leer

11 de septiembre: el día del golpe

  Seguramente en ese momento todavía no sabía que el principal traidor era Pinochet a quien había nombrado comandante en jefe del ejército, creyendo que...

Vecinas de Cochamó denuncian discriminación por parte de Sernatur

Estimada comunidad. Mi nombre es María, vecina de Cochamó. A nombre de muchas vecinas les relato la siguiente historia. "Hoy, el turismo en nuestras...

¿Dónde están?: los 171 casos de personas mapuche asesinadas/desaparecidas por la dictadura en Chile

 Un trabajo de investigación de ejecutados y desaparecidos, 1973-1990, pertenecientes a la Nación Mapuche, fue dado a conocer en un primer informe en enero...

¿Y Escazú?: la eterna postergación de los derechos humanos y ambientales

 El Acuerdo de Escazú es un pacto sobre derechos humanos y medio ambiente. En su esencia está la protección de la vida y los...

Un desconocido articulador en la generación de la Ley 3.654, 26 de agosto de 1920.

Generalmente cuando se recuerda el hito trascendental de la publicación de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria del 26 de agosto de 1920, nos trasladamos al entonces presidente Arturo Alessandri Palma y su primer período (1920-1925). Nos remontamos a la figura de uno de los principales impulsores de esta Ley en 1918, desde su cargo inclusive como Director General de Educación; el profesor Darío Salas Díaz, o pensamos en la gran proliferación de varias Escuelas Normales diseminadas por todo el territorio a partir de la promulgación de esta ley.

Existe un personaje relevante que a nivel general no es muy conocido, y que podría considerarse como un “articulador desconocido” de la ley en cuestión, después de 18 años de tramitación en el parlamento chileno (1902 a 1920), viera la luz, me refiero a Luis Alberto Navarrete y López.

Navarrete y López nace en Santiago un 22 de noviembre allá por el año 1869. De profesión inicial abogado, se desempeñó como docente de la Universidad de Chile además de ejercer como secretario de la municipalidad de Santiago, fue miembro de la Gran Logia Masónica de Chile donde llega a ser el Gran Maestro de la misma entre los años 1912 y 1922. Fallece en 1927 en la ciudad de Santiago.

¿cuáles son los méritos de este desconocido personaje para relevarlo en su desempeño y papel que jugó en la promulgación de dicha Ley?, pues bien, se enumeran entre sus aportes a la educación chilena; la promoción de Escuelas Nocturnas para Obreros y la creación de La Liga de Estudiantes Pobres que a través de aportes y beneficencia promovía la educación de los propios hijos de obreros para llegar a ser profesionales.

Promotor y colaborador junto al Dr. Alcibíades Vicencio de la creación del Movimiento Scout en Chile, siendo el segundo país en el mundo después de Inglaterra en contar con dicha institución, luego de la visita que realizara su fundador Sir Robert Baden Powell a la Universidad de Chile en marzo de 1909. También se atribuye a Navarrete y López la creación y promoción de la Federación de Estudiantes de Chile conocida hasta el día de hoy como FECH.

Por supuesto que muchos hitos no son sólo atribuibles a una persona en particular, pero debido a las circunstancias históricas del momento y el ejercicio historiográfico posterior a veces se destaca a algunos y se olvida a otros en determinadas circunstancias. A mi parecer, es relevante el rol que le corresponde a Luis A. Navarrete y López en estos grandes acontecimientos que van construyendo y mejorando la situación educacional en nuestro país.

Ley de Instrucción Primaria Obligatoria 1920                                                                                                        

La Ley de Instrucción Primaria Obligatoria que cumple 100 años no surge por generación espontánea un 26 de agosto de 1920. Como decía ya anteriormente, la tramitación comienza a darse en 1902 y tiene como antecedente la Ley General de Instrucción Primaria de 1860 del Gobierno de Manuel Montt.

Durante esos sesenta años anteriores, se desarrolló en nuestro país un gran movimiento educacional, heredero de la creación del Instituto Nacional en 1813, de la creación de la Universidad de Chile en 1842, mismo año en que nace la Primera Escuela Normal de Preceptores (posteriormente Escuela Normal N°1 “José Abelardo Núñez” en Santiago). La ley de 1860 adolecía de algunas cosas por lo cual, a pesar del empeño en la instrucción primaria por varias generaciones, la responsabilidad de la educación de los hijos y de enviarlos a los centros educativos radicaba en los padres. Esta situación en muchos casos se veía entorpecida, debido a las grandes migraciones campesinas a la ciudad, la explotación latifundista y minera, como también la negativa del clero en implementar escuelas y centros educativos para “pobres”, pues sólo concebían la educación y la enseñanza para los hijos de la aristocracia de la época.

Un Chile que atravesó dos guerras con Perú y Bolivia, un bombardeo español en Valparaíso, matanzas de obreros en el norte, campañas de “emancipación indígena” en el sur, guerra civil en 1891 y una creciente y necesaria industrialización para subirse al carro de la modernidad de cara al siglo XX, trae consigo también grandes huelgas y matanzas en los centros urbanos en los primeros años después del 1900.

Este período (1860 a 1920) fue conocido como el de Construcción del Estado Docente, aunque los logros de cobertura y alfabetización de esta ley fueron fuertemente cuestionados. Se dieron cuenta que para las familias de la clase obrera-campesina, sólo era importante y necesario para subsistir que sus hijos adquirieran lo básico en las escuelas (leer, escribir y las operaciones matemáticas, durante cuatro años). Esto genera que en 1902, se diera inicio al trámite parlamentario que duraría dieciocho años para que en 1920 el Estado asuma el rol de garante de la Educación.

Es en ese sentido Luis A. Navarrete y López, desde su rol de docente universitario apoyó la creación de instituciones que, de una u otra forma, aportarían a los procesos emancipadores y reivindicativos de los más desposeídos de nuestra sociedad. Es también desde su rol en la orden a partir de 1912 que comienza a articular las redes, para que lo más prontamente posible se aprobara una ley que resultaba necesaria y urgente para Chile.

Es así como llegamos a 1920 y asume la Presidencia del país Arturo Alessandri Palma que también perteneció a dicha orden. Y sobreviene la puesta en marcha de programas y proyectos nuevos, como la tramitación de aquellos que continuaban sin convertirse en ley aún. Cuentan entonces, que en las semanas y días previos a la promulgación de la nombrada ley, citó a todos y cada uno de los parlamentarios miembros de la Orden, de distintos sectores políticos para solicitarles su total y absoluto respaldo y apoyo a la promulgación de esta ley. Dicen que hasta el propio mandatario fue citado a estas conversaciones donde el propio Navarrete y López le habría dicho; “Esta ley se aprueba sí o sí”, frase que le fue repetida a cada uno de los que durante ese año votarían. Fue entonces así, el día jueves 26 de agosto de 1920 vio la luz la Ley 3.654 publicada en el diario oficial N°12.755.

Por: Julio Fernando Iglesias Navarro.
#leyinstruccionprimariaobligatoria #educación #100años

Mas articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas publicaciones

11 de septiembre: el día del golpe

  Seguramente en ese momento todavía no sabía que el principal traidor era Pinochet a quien había nombrado comandante en jefe del ejército, creyendo que...

Vecinas de Cochamó denuncian discriminación por parte de Sernatur

Estimada comunidad. Mi nombre es María, vecina de Cochamó. A nombre de muchas vecinas les relato la siguiente historia. "Hoy, el turismo en nuestras...

¿Dónde están?: los 171 casos de personas mapuche asesinadas/desaparecidas por la dictadura en Chile

 Un trabajo de investigación de ejecutados y desaparecidos, 1973-1990, pertenecientes a la Nación Mapuche, fue dado a conocer en un primer informe en enero...

¿Y Escazú?: la eterna postergación de los derechos humanos y ambientales

 El Acuerdo de Escazú es un pacto sobre derechos humanos y medio ambiente. En su esencia está la protección de la vida y los...

El agua como elemento fundamental para una Nueva Constitución

 Este jueves 10 de septiembre se realizará una nueva sesión del grupo de trabajo “Biodiversidad y nueva Constitución”, en esta ocasión el Eco-Hidrólogo Cristián...
Abrir chat