El arte de manifestarse

Belén Saldivia Martínez, Estudiante de Trabajo Social, Universidad de Aysén.


 

Desde el inicio del estallido social, el pasado 18 de octubre de 2019, las expresiones artísticas y culturales han estado presentes como forma de manifestación. Música, poesía, teatro, intervenciones, danza, artes circenses, muralismo, entre otras, han sido protagonistas más de una vez, en las calles de nuestras regiones a lo largo de todo el país. La apropiación de símbolos y espacios se ha vuelto un fenómeno relevante dentro del caos, desde muros, quioscos hasta paraderos se han transformado en lienzos para quienes buscan expresarse, en ellos se “plasman las demandas” de la gente. La música por otro lado ha sido desde hace mucho tiempo un instrumento de protesta, varios temas lanzados en tiempos de lucha social, son hoy en día considerados “emblemas”, un claro ejemplo de esto son canciones de Víctor Jara, Violeta Parra, si seguimos avanzando en el tiempo, Los prisioneros, más adelante Los Vásquez, reconocidos músicos de la región de Aysén, quienes el 2011 lanzan  el tema “Basta”, con un clara demostración de descontento social en torno al tema “Patagonia sin Represas”; todas estas formas de expresión, tienen en común su finalidad y el mensaje que intentan transmitir. Enfocándonos en el Movimiento Nacional del 2019, se ven claramente expuestas las demandas del pueblo en los lienzos que se han popularizado por ser en su mayoría anónimos, el rechazo de las políticas neoliberales, justicia social y la exigencia de una nueva constitución son las mandas sociales que más se han hecho notar, de la mano de un gran movimiento feminista que tuvo a comienzos del 2018 gran voz a lo largo de todo nuestro país. Destacar que el descontento social del pueblo a su gobierno y la exigencia de igualdad de derechos es algo por lo que la gente lucha hoy en día a nivel mundial.

 

Entre las intervenciones que se han hecho más conocidas podemos mencionar por ejemplo la escultura del reconocido perro “negro matapacos”, que revive de las manifestaciones de los estudiantes del 2011, también la creación del cómic de “Pareman”, icono de las manifestaciones, por el ilustrador Guido Salinas. Otro ejemplo digno de destacar es la intervención “Un violador en tu camino”, originado por el colectivo chileno Las Tesis, pero apropiado y personificado por diversos grupos de mujeres alrededor de todo el mundo. También podemos mencionar las canciones de nuestros músicos chilenos que surgieron a raíz del movimiento, cómo “Cacerolazo” de Anita Tijoux que fue una de las primeras artistas en apoyar el movimiento, también tenemos la interpetación “Regalé mis ojos” de Nano Stern, tema dedicado a Gustavo Gatica quien fue atacado con balines durante las manifestaciones, causándole la perdida de la visión de ambos ojos, quien entrega un fuerte testimonio mientras permanecía hospitalizado “regalé mis ojos para que la gente despierte”, y así podemos seguir mencionando artistas como Mon Laferte con “Pla ta tá”, Alex Anwandter con su canción “Paco Vampiro”, entre otros reconocidos artistas. 

 

Hoy a 5 meses del estallido social, en nuestras calles siguen plasmados los mensajes que a lo largo de este periodo fueron bastidores para expresar sentimientos de miles de chilenos, las esquinas fueron escenarios improvisados para los músicos de este país, nuevamente el arte y los artistas son quienes expresan el sentir de un país sin violencia, solo con acordes, trazos y creación.

WordPress Image Lightbox Plugin