Puede ser que muchos en nuestra ciudad no entiendan el tema y claro, porque sus autoridades tampoco

Por Cataldo Martinez Pardo, Presidente J de V N°9 Gabriela Mistral


En Castro, este apéndice territorial denominado la Meseta Fundacional se ve a diario sometida a una carga que se traduce en congestión, polución, contaminación acústica y pérdida permanente de los Espacios Públicos.

Todo ello debido a que la construcción en altura, las que existen y los que se van a venir, generan cada vez más servicios y más retails, obligando a los vecinos de otros sectores a venir cada vez, obligatoriamente por ello, a concurrir al centro de una ciudad que, además, es la ruta de acceso del norte y sur de la misma y una sola avenida apta para carga mínima, con dos sentidos que es la ruta al barrio alto, la Avenida Galvarino Riveros.

Castro y sus Miradores, los barrios palafiticos más el Templo, Patrimonio Mundial están en la ruta de todos los turistas que nos visitan.

Lo menos que pueden esperar los visitantes es encontrar una ciudad amable, inclusiva, diseñada a escala humana, con barrios típicos, con rasgos de protección de nuestro bagaje cultural y arquitectónico. Sin embargo, siempre se habla y con razón además que nuestra ciudad debe ser un ícono turístico y en la práctica se actúa y se generan condiciones para que esto sea al revés.

Empresarios del rubro turístico han hecho un llamado a mantener y generar condiciones para que ésta “industria sin chimeneas” se desarrolle hasta hacer de Castro una ciudad que valga la pena visitar.

Los barrios deben ser protegidos, modernizar sus condiciones para mejorar su calidad de vida de sus habitantes y evitar el agresivo ataque de la Cámara de Comercio Local que, de manera encubierta, pretende convertir La Meseta Fundacional en una sector meramente comercial y de servicios aventando a sus habitantes fuera de la modernidad alcanzada y privando a sus habitantes de los Servicios Básicos que no existen en la periferia, especialmente en la relativo a la Salud.

La Cámara de Comercio pretende imponer la falacia de que la modernidad se logra construyendo en altura, hasta alcanzar El Parnaso y las consecuencias las vemos y la sufrimos quienes vivimos en La Meseta.

La modernidad como se concibe es mayores y mejores espacios públicos, más sitios de encuentro de la comunidad, espacio y dignidad para nuestros niños y la Tercera Edad, menos congestión y contaminación. Una ciudad amable y no agresiva como la que vemos a diarios y donde convivimos con el tráfico de drogas, la prostitución disfrazada y las miserias humanas del alcoholismo cuyo cotidiano “espectáculo” degrada la condición de las personas y llena de dudas e interrogantes a nuestros niños que los ven, incluso, sentados en las verjas de sus propios Establecimientos.

La Autoridad es incapaz y se suma y se colude descaradamente con los Empresarios. Mienten ambos; Concejales y Empresarios en torno a la Zona Tipica, la demonizan para hacer más fácil su trabajo entre la gente que ignora la importancia de generar Zonas Protegidas, experiencias que existen en todo el mundo y que aquí, precisamente, en expresiones de los Empresarios “empobrecen las ciudades”. Sin embargo, como tienen dineros y los que no, lo hacen con dineros públicos, cada vez que viajan al exterior, visitan las Zonas Típicas y constatan que son el atractivo principal en cada ciudad del Mundo.

¿Ignorantes? No. Los Concejales han sucumbido -con escasa dignidad- y han renunciado a su responsabilidad de velar por la Comuna y sus habitantes y se han puesto al servicio del poder del dinero.

El Mall aumenta ilegalmente el tamaño por volumen de su edificio principal, rápidamente y sin aumentar ni un centimetro su capacidad de estacionamientos. ¿Qué dice de esto la Autoridad?, ¿Qué dicen los Concejales?, ¿Qué dice la DOM?, ¿Por qué se reúne Mosa con el Alcalde?

La Zona Típica interfiere con sus planes de seguir creciendo en altura. Sacarla de ahí y reducirla sólo al Templo Patrimonio Mundial allana la solución y se construirán en Castro Edificios de alturas muy superiores, incluso al Mall y todo ello para satisfacer los negocios de unos cuantos privados.
La irritante inconsecuencia de algunos y la hipocresía de otros amenazan con que esta ciudad sea un gran Mercado Persa, con bufones y Saltimbanquis. Ya tiene sus payasos encorbatados y justamente son los peores.

Mienten los Concejales cuando en una demostración palmaria de su cobardía, negaron que habían aprobado el trazado de la Zona Típica. Justamente en una reunión donde estuvimos presentes junto al Colegio de Arquitectos, el CMM y mi J de V. Gabriela Mistral, el Secplan presentó una nueva propuesta sobre las alturas máximas con dos alternativas:

A) Zona Típica con 10 m de Placa Continua y altura máxima y 16 metros altura máxima.
B) ZC1 fuera del trazado de ZT con 16 m de Placa Continua y altura máxima y 16 metros de altura.

El Concejo aprobó, como es costumbre, unánimemente dicha propuesta; ¿y dicen ahora que ese no era el trazado?, Cobardes Patéticos es lo que son…

Ahora, la Cámara de Comercio presidida por Julio Candia, oscuro personaje que miente públicamente en los MMCC, llega al Concejo con “dirigentes” que jamás participaron en NINGÚN PROCESO ANTERIOR, diciendo que todo Castro rechaza la ZT, (sic) y comunica acciones de “alto nivel” incluso por sobre la Ministra del Patrimonio para hacer abortar la ZT, reducir su achurado y liberar al Mall y otros “inversores”.

Jaime Márquez Concejal PPD, a quien vi junto a Girardi (padrino del que te dije) en los medios, apoyando la Justa lucha de los vecinos de Huelden y en su ciudad condena a los habitantes a vivir en medio de la contaminación. Julio Álvarez preside el Concejo pero después de que habla Cándia tuvo un ataque de amnesia que ya había compartido con Marquez. Rene Vidal no sabe nada y los demás dan vergüenza ajena.

Esta es una pelea con una muerte anunciada; se han conjugado todos los astros y el dinero es el mejor incentivo para los corruptos pero que sepan que hay vecinos dispuestos a enfrentarlos y a denunciarlos. No tienen vergüenza.