Entrevista con Jamadier Uribe Muñoz: “Chile en debate”

Entrevista con Jamadier Uribe Muñoz: “Chile en debate”

Un pequeño aumento en el precio de los boletos para el metro de Santiago fue como encender una mecha en un barril de pólvora. La población chilena estalló en manifestaciones contra el gobierno y sus políticas neoliberales. El prolongado “oasis” que fue Chile se convirtió en una demostración del más rotundo fracaso de las políticas neoliberales. Para hablar de las recientes movilizaciones en ese país, el Coordinador Nacional de la Red Unida Túlio Franco entrevistó a Jamadier Uribe. Psicólogo, estudiante de doctorado en Valparaíso y analista político en la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Jamadier habla de las movilizaciones en Chile, de la lucha del pueblo mapuche, que está luchando una heroica y larga resistencia contra el Estado colonial chileno, y de las perspectivas actuales del movimiento que comenzó en octubre de 2019.


por Tulio Franco*

TF: Jamadier, me gustaría que hablaras un poco sobre ti: ¿quién es Jamadier Uribe?

JU: Soy psicólogo y analista político, actualmente curso un doctorado en Psicología y Transformaciones Sociales en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, además de trabajar como analista en el Senado de la República, con el Senador Alejandro Navarro quien preside la Comisión de Derechos Humanos.

No soy propiamente chileno, soy de Chiloé, que es una pequeña colonial al sur de Chile, de ahí que gran parte de mi trabajo académico esté abocado al análisis de los procesos de colonización y descolonización en América Latina, los que se tejen y entretejen con el desarrollo del capitalismo, que es precisamente lo que está en conflicto hoy en Chile.

TF: ¿Cuál es la causa de las recientes movilizaciones en Chile?

JU: Las causas son variadas, y creo que hay que distinguirlas, porque no todas tienen el mismo peso específico en el desarrollo de las contradicciones. La causa inmediata fue el alza de las tarifas del metro en Santiago, ante la que los estudiantes secundarios respondieron con una evasión masiva. La respuesta del gobierno de Piñera fue la represión, lo que generó una escalada en el conflicto. Lo que era un problema de transporte público, en dos horas se convirtió en un conflicto social y en seis horas en un estado de excepción constitucional, que -por cierto- tenemos la convicción de que es ilegal.

Ahora, esa alza, se da en el contexto de una serie de alzas en el costo de la vida, que han ido provocando una sensación no solo de indignación, sino que por sobre todo de desesperación. Alzas en el precio de la luz, de los combustibles, de la vivienda. Lo que se suma a una evidente crisis en el sistema de salud, que el primer semestre de 2018 nos dejó un triste saldo de 9.740 personas muertas en lista de espera para ser atendidas por un médico; eso en Chile es harto, porque es un país pequeño de menos de 20 millones de personas.

A una situación como la descrita, es a la que responde también el problema con los Fondos de Pensiones (AFP), que tiene a los adultos mayores suicidándose porque no les alcanza para vivir, ni siquiera para sobrevivir. Si puntualizo los problemas uno por uno, no voy a terminar nunca, porque en Chile todo se convirtió en un negocio y entender cómo y por qué, nos lleva al fondo del asunto.

Chile fue el primer experimento neoliberal de la historia. Lo que hizo el neoliberalismo, fue cambiar el patrón de acumulación de capital en Chile en varios sentidos, pero creo que hay uno que es fundamental para comprender la situación de hoy; es lo que David Harvey llamó la acumulación por desposesión. La acumulación por desposesión consiste, básicamente, en crear nichos de acumulación de capital, ahí donde antes habían derechos sociales y sentido público.

A partir de Pinochet, Chile entró en un ciclo interminable de despojo de derechos sociales para convertirlos en nichos de acumulación, que lejos de detenerse con el fin de la dictadura se agudizó. En Chile todo se compra, hasta los derechos más básicos como la salud y la educación, y cuando es público, se encuentra en absoluto abandono, como los hospitales y los colegios.

Visto así y visto ahora, es evidente que el país iba directo a un estallido social, porque en un país donde todo se compra y nadie tiene dinero para comprar, la gente no puede satisfacer ni siquiera sus necesidades básicas. Pero entonces ¿cómo nadie hizo nada antes?

Muchos han utilizado la metáfora de la olla de presión, para referirse al desarrollo de las contradicciones en Chile, la que tarde o temprano iba a estallar. Pues bien, la tapa de esa olla, era la institucionalidad política que se construyó en los años 90, donde bajo la concepción de lo “técnico” se colapsó el significado de la política con la política institucional, creando una especie de casta cuyo único nexo orgánico con la sociedad civil, era el empresariado.

Hubo algunos políticos comprometidos, sin duda, pero la desvinculación orgánica de la política con el mundo social, hizo que se acumulara un malestar por 30 años que la institucionalidad no pudo procesar y que ahora simplemente la desborda.

TF: ¿Cómo ha sido la participación estudiantil en este movimiento?

JU: Los estudiantes irrumpieron en el escenario político postdictatorial en 2006, con lo que se conoció como la rebelión de los pingüinos, y desde ahí han sido un agente movilizador del sentido común tremendo. En 2011 volvieron al protagonismo, y fueron los que lograron impugnar, en el sentido común, la legitimidad con la que contaba el hacer negocios con los derechos sociales.

Esta movilización también comenzó con ellos. Fueron ellos los que hicieron el llamado a las evasiones masivas del metro, de las que derivó el levantamiento de todo el país. Estudiantes en general de estratos medios y bajos, que ante el estado de miseria en que se encuentran sus familias decidieron rebelarse.

Es curioso, porque el alza de los pasajes no afectaba el pasaje escolar. Lo que los estudiantes hicieron fue levantar la voz por todo el pueblo empobrecido, y el pueblo en esta oportunidad entendió el mensaje. Como decía Mao Tse Tung, una sola chispa puede encender la pradera y vaya que la encendió.

TF: Aquí se publicó una foto con la bandera mapuche en el aire. ¿Se está discutiendo la causa de los Mapuche junto con los otros reclamos del movimiento?

JU: La verdad es que no se puede hablar de un movimiento social, en el sentido en que se suele utilizar el concepto para hablar, por ejemplo, del movimiento feminista, de los sin techo, etc. Acá no hay una demanda clara, ni mucho menos una orgánica definida, o líderes.

Por eso mismo no hay un pliego de demandas, lo que hay es una afirmación radical de que esta realidad duele, no gusta y debe ser transformada profundamente. En ese sentido, no podría afirmar que es algo que todo el mundo esté discutiendo, pero sí que al menos una parte de la población lo tiene muy presente. Se le reconoce al pueblo mapuche el valor de nunca haber claudicado en su lucha por la libre determinación, y cada vez más gente se identifica con la etnia, lo que no quiere decir –necesariamente- que participe de la cultura.

Bajo esa premisa, puedo decir que temas como la autonomía territorial no han cobrado mucha relevancia por el momento en Chile, lo que no implica que la gente no esté dispuesta a conversarlo o esté en contra de la idea, solo no se hace o se hace poco. Distinto es en los territorios colonizados, como el Wallmapu (País Mapuche) o Chiloé.

TF: ¿Cómo ha sido la participación de los Mapuche?

JU: Depende el punto de vista desde el que se mire. La Coordinadora Arauco Malleco, que es una de las orgánicas más importantes de la resistencia mapuche, desde el comienzo saludó la insurrección del pueblo chileno, al tiempo que llamó a intensificar la lucha del pueblo mapuche por la recuperación de la tierra.

En ese sentido, hay una solidaridad entre pueblos y los mapuche han participado, también en apoyo a la movilización general. No obstante, como te adelantaba, la demanda del pueblo chileno es, naturalmente, diferente a las demandas que se levantan desde las colonias, porque en estas últimas se exige autonomía territorial, que es algo en que los chilenos no están pensando, porque no es parte de sus necesidades.

Los mapuche, en particular, y los pueblos indígenas en general, se han sumado a la batalla contra el actual Estado de Chile y han respaldado una reforma profunda de sus instituciones, pero yo no diría que las demandas de los pueblos originarios hayan teñido las diversas demandas ciudadanas. Aún así, no se puede descartar que comience a crearse un diálogo. El conflicto de Chile con sus colonias, es en realidad, un conflicto de las burguesías chilenas y transnacionales con las colonias, no es una pelea entre pueblos.

TF: Cuéntanos un poco sobre tu experiencia personal en este movimiento. ¿Participas en el trabajo de la Comisión de Derechos Humanos? Habla sobre eso.

JU: Soy un convencido de que los intelectuales, no solo tenemos el deber, sino la necesidad, de estar en la academia, en las instituciones y en la calle. Para mí, ninguna instancia está sobre la otra.

En la calle soy un ciudadano más, marcho cada vez que puedo, y en este momento estoy disfónico, después de que agitamos Viña del Mar el sábado por la noche.

En las instituciones soy asesor del Presidente de la Comisión de Derechos Humanos, ahí hemos tenido la oportunidad de constatar las gravísimas violaciones a los derechos humanos que se han perpetrado por parte de la fuerza pública, y además hemos llegado a la convicción de que el Presidente Piñera es el principal responsable de esta situación. La tesis jurídica es que no se siguieron los procedimientos que la Constitución establece, para decretar estado de excepción constitucional.

En estas jornadas hemos tenido al menos 18 muertos, más de 3 mil detenidos y más de mil heridos. Sabemos que, al menos, cinco de los muertos han sido en manos de agentes del Estado y esa cifra podría aumentar. Hoy mismo, recibimos denuncias de amedrentamiento y de torturas; es una situación dantesca. El compromiso del Presidente de la Comisión es que no habrá impunidad y apoyar esa lucha, es mi labor.

TF: ¿Cuáles son los próximos pasos del movimiento?

JU: Como te señalaba con anterioridad, es difícil hablar de un movimiento propiamente tal, esto aún tiene más la fisionomía de una explosión que de un movimiento. No obstante, parece que ya se comienzan a formar puntos de acuerdo tácitos bastante claros.

En las marchas, corre con fuerza la necesidad de una nueva constitución. Eso nos habla de una conciencia política sin precedentes en la postdictadura, se ha comprendido que los cambios deben ser de fondo. Y, junto con ello, se ha instalado la renuncia del Presidente Piñera, en tanto sería inmoral cualquier negociación con un Presidente que tiene las manos manchadas con sangre.

Los diputados del Partido Comunista y del Frente Amplio ya presentaron una acusación constitucional para destituir al Presidente, y la nueva constitución es una idea cada vez más aceptada. Al menos como yo lo leo, esas son las demandas más fuertes, si se logran o no, dependerá de la fuerza que pueda seguir movilizando la ciudadanía, para presionar un parlamento que sigue siendo en su mayoría conservador y elitista.

*Entrevista publicada originalmente en portugués, por Rede Unida, 29 de octubre de 2019, disponible en: http://www.redeunida.org.br/pt-br/comunicacao/news/o-chile-em-debate/

Octubre y la concientización sobre la depresión : ¿Qué pasa con la salud mental de las comunidades LGTBI en la región de los Lagos?

Octubre y la concientización sobre la depresión : ¿Qué pasa con la salud mental de las comunidades LGTBI en la región de los Lagos?

 

Cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo. En Chile, 1 de cada 4 habitantes tiene una enfermedad de salud mental, según los datos obtenidos de la Fundación ProCultura. Frente a ésto nos preguntamos, ¿ qué sucede con la salud mental de los grupos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGTBI ) ?

Frente a la duda planteada, el representante de Mogaleth, una organización de diversidad sexual presente en la región de los Lagos, Miguel Ángel Maldonado Catalán (34) nos respondió que: en primera instancia, la temática de diversidad sexual queda excluida de la problemática. En segundo ámbito, las minorías sufren una discriminación latente. Y tercero, al no existir las variables de orientación sexual y de identidad de género no se puede identificar el numero real de personas de la comunidad LGTBI que sufren de depresión o de riesgo suicida.

 

Panorama local: Chiloé machista

En el contexto de la salud mental, la temática de diversidad sexual queda excluida de la problemática que debe abordarse. “Es por eso que nosotros como organización de LGTBI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) ponemos un énfasis para generar trabajo colaborativo con otras instituciones para generar estrategias de prevención y también de seguimiento a personas de las comunidades LGTBI que puedan estar padeciendo algún tipo de enfermedad de salud mental”, explica el vocero de la Mogaleth.

 

La provincia de Chiloé, no cuenta con un dato duro referente a lo específico en diversidad sexual “Por lo mismo que como organización buscamos que Salud comience hacerse parte de éste levantamiento de datos. Sabemos que en la comunidad de Chiloé existe un gran índice de machismo, situación la cual, podría vulnerar a la diversidad sexual”, asegura Miguel.

Además, la complejidad geográfica de la región de los Lagos, también se puede tomar como una variable que contribuye a la marginación.  “Por lo general las personas que viven en comunas aisladas, tienen menos oportunidades de compartir con pares y reconocerse como LGTBI. Una de las herramientas importantes, es justamente el poder entablar relaciones sociales con personas que también son de la diversidad, para así poder bajar los niveles de ansiedad o de exclusión que puedan estar viviendo” asegura.

 

LGTBI: Un grupo vulnerable

Los estudios mencionan que las personas que se reconocen dentro de la categoría de diversidad sexual, son un grupo vulnerable y específico dentro de las problemáticas de Salud, comenta Miguel, ” no por el hecho de la orientación sexual y identidad de género, si no por la discriminación latente que evidenciamos en lo cotidiano de nuestras vidas”.

 

 

“Lo indices de depresión y suicidio en población LGBTI es un número importante, que debe ser constantemente observado para así poder cuantificar ésta área. En la región de los Lagos con la Mesa de Salud Mental, hemos venido trabajando hace más de 3 años, con el objetivo de intervenir y generar estrategias de trabajo en el territorio. Esto, debido a que identificamos que la población LGTBI tiene factores de riesgo que escapan del manejo habitual y de las herramientas que poseen los funcionarios de salud. Es por lo mismo, que hemos estado ahí, generando un enfoque de trabajo directo hacia personas Gays, bisexuales, trans… (etc), para poder apoyar en las temáticas de salud mental a los diferentes grupos”.

Al no existir las variables de orientación sexual y de identidad de género, no se puede identificar el numero real de personas de la comunidad LGTBI que sufren de depresión o de riesgo suicida. Sin embargo, si existen algunos indicadores que son los factores de riesgos, en donde la población LGTBI se encuentra situada. Ésta tiene que ver con la marginación social que pueden estar viviendo. “El proceso de salir del closet, puede manifestar algún tipo de depresión”.

 

Además de algún tipo de exclusión social en el que puedan estar situados, que puede provenir desde el entorno familiar, social o laboral. A raíz de éstas mismas situaciones, es que nosotros como organización debemos colocar énfasis en un trabajo que logre llegar a las diferentes comunidades de la diversidad sexual.

 

Ley de Identidad de Género

Dentro de la contingencia de la entrada en vigencia de la Ley de identidad de género y el convenio colaborativo entre la organización y el Registro Civil, el cual posibilitó la instancia de conversar con los Oficiales Civiles respecto a temáticas históricas de vulneración de derechos y de cómo estas afectaban a las minorías. “Hoy se espera con ansias para seguir generando cambios. El reconocimiento de la identidad de género juega un rol clave para promover la salud desde sus distintos ámbitos”, sentencia Miguel.

Presidente de la Federación de la Industria de Trabajadores del Salmón: “No es lo mismo estar 12 horas trabajando a tener una jornada más flexible de 6 horas. Claramente se produciría más”

Presidente de la Federación de la Industria de Trabajadores del Salmón: “No es lo mismo estar 12 horas trabajando a tener una jornada más flexible de 6 horas. Claramente se produciría más”

 

  • Según el Presidente de la Federación de la Industria de trabajadores del Salmón, Gustavo Cortés, de llevarse a cabo la la reducción de la jornada laboral, ésta contribuiría profundamente al desarrollo del buen vivir. Además, sería un gran aporte para todos los trabajadores y a su vez, para el bienestar de sus familias.  Más aún, en un gremio en el cual  está normalizado trabajar entre 10 y 12 horas, más la hora y media de traslado, es decir más de 13 horas en función del trabajo.

 

  • El sindicalista cree fehacientemente que si se bajara la jornada laboral, se produciría más, ya que asegura que cuando recién se llega al turno, hay mayor motivación y energía, pero luego de 11 horas seguidas, la productividad disminuye. Para finalizar, Gustavo comenta que de tener más tiempo, lo invertiría en disfrutarlo con su familia, en las cosas simples de la vida.

 

El mes de agosto ha estado marcado por el debate de la reducción de la jornada laboral que ha planteado la Diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, apoyada por Convergencia Social (partido en formación, parte del Frente Amplio) el cual ha obligado al oficialismo y al empresariado a entregar una postura frente al tema. El resultado de ésto ha sido una discusión respecto a la modificación del Código del Trabajo, en lo puntual, sobre el horario y la prolongación de la jornada laboral en el país.

 

#VamosPorLas40Horas

Es importante aclarar que Chile aparece como el quinto país menos productivo conforme a las cifras entregadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y, al mismo tiempo, quinto en el listado de los países con jornadas laborales más extensas.

Ahora bien, el 1 de enero del año 2005 en Chile se redujo la jornada laboral de 48 a 45 horas. Según los datos de los informes de la Dirección del Trabajo, durante ese año (2005) la productividad aumentó, centrándose en las micro, pequeñas y medianas empresas. La tendencia actual es que los países con mejorar calidad de vida y mayor productividad, tengan menos horas de trabajo. En Latinoamericana, Ecuador está siendo pionero en querer rebajar su jornada de 40 a 35 horas semanales.

El proyecto de ley de reducción de jornada laboral propone conciliar mejor la vida laboral y familiar de las personas. Para esto: Rebaja las horas de trabajo de 45 a 40 horas semanales. Determina que no se podrá disminuir la remuneración actual de los y las trabajadoras. El proyecto busca el beneficio de todas las personas, y así lo explica en su plataforma virtual. “En primer lugar de las y los trabajadores que tendrán jornadas de trabajo más cortas, pudiendo volver antes a sus casas para dedicar más tiempo a sus familias u otras actividades”.

A su vez, la iniciativa busca mejorar la calidad de vida de las personas. “Jornadas de trabajo más cortas permiten más tiempo en familia, con amigos o para dedicarlo a actividades personales”. También pretende mejorar la salud, “Mientras más larga la jornada laboral, más riesgo de enfermedades y aumento en probabilidad de sufrir accidentes”. A demás, generar más empleos más empleo “Al acortar las jornadas, muchos trabajos con turnos necesitarían más personal. Economistas prevén un aumento del número de trabajadores empleados de entre 5% y 8%, que implicaría más empleos para 200.000 a 300.000 trabajadores”.Y por último, plantea mejorar la productividad “Según estudios, mejores condiciones laborales aumentarían la productividad laboral, ya que las y los trabajadores estarán más satisfechos”.

 

Reducción de la jornada laboral: “Un aporte para el bienestar de las familias”

Gustavo Cortés (53) Preside la Federación de la Industria de trabajadores del Salmón de Quellón y es además encargado de Comunicaciones de la Confederación Nacional de trabajadores de la Industria del Salmonera y de Miticultura. Trabaja en la Planta de Procesos Primaria Río Dulce, perteneciente al Holding de Marine Farm . El sindicalista comenta su visión respecto al proyecto que busca disminuir la jornada laboral en 5 horas, reduciendo de las 45 horas actuales a 40 horas.

Gustavo comienza comentando que la mayoría de sus colegas viven en comunas aledañas a la de su lugar de trabajo y tiene que viajar más de 45 minutos para llegar a “la pega” , es decir una hora y media al día en traslado para llegar a laborar.  “Sería muy importante que ésta iniciativa se llevara a cabo, ya que podríamos pasar más tiempo con nuestras familias. Tengo colegas que pasan entre 10 y 12 horas en la planta, es decir, más de la mitad del día en función de su trabajo.

El Presidente de la Federación señala no estar de acuerdo con la jornada laboral actual, ya que sus colegas tienen turnos rotativos, lo que genera que se disminuya mucho el tiempo de calidad que se pasa con la familia. Respecto al sueldo que reciben, para poder llegar a tener algo digno, Gustavo comenta que prácticamente están obligados a trabajar hasta 4 horas extras, de lo contrario vienen las amenazas con despidos o la no renovación del contrato.

 

Sin embargo, aunque él y sus colegas están a favor de que la jornada laboral se disminuya y se conserven los sueldo, cree que ningún empleador estaría de acuerdo con ésta medida, ya que para ellos, “ojalá los empleados pasaran la mayor cantidad de tiempo posible trabajando. Más aún en la industria del salmón, donde se ha normalizado trabajar mínimo dos horas extras por jornada. 

 

Menos horas trabajadas: “más productividad laboral, mejor calidad de vida”

El dirigente afirma que no es lo mismo estar 12 horas trabajando (prácticamente obligado) a pasar a tener una jornada más flexible de 6 horas. A su vez señala que la jornada corta sería más productiva y eso está demostrado. “Cuando uno recién llega a trabajar al turno, produce más porque viene inyectado de energía, pero luego de las 11 horas seguidas laborando, uno nota el cansancio y la productividad claramente disminuye. Uno se pone a pensar en la familia, en los temas de la casa. Estoy seguro que a menor cantidad de tiempo, más productivos serán los trabajadores”, indica.

El encargado de comunicaciones de la Confederación Nacional de Trabajadores de la Industria del Salmonera hace referencia a qué haría con esas horas menos de trabajo que tendrían, de llevarse acabo la iniciativa. “Yo creo que le dedicaría más tiempo al descanso o a la familia. Los trabajadores de la industria del salmón, muchas veces no pueden estar presente en instancias importantes de acompañamiento familiar que mejoren la calidad de vida , como llevar a sus hijos al control médico, o asistir a las reuniones de apoderados. Darse el tiempo para disfrutar de las cosas simples de la vida: Salir a caminar, comer juntos, ir al cine. “Hoy en día lo que más necesita la gente es descansar del ritmo de vida acelerado”, sentencia.

Director del INDH región de los Lagos se refiere a los hechos de violencia hacia el Lonko Fidel Rain y su familia en la comunidad de WekeTrumao

Director del INDH región de los Lagos se refiere a los hechos de violencia hacia el Lonko Fidel Rain y su familia en la comunidad de WekeTrumao

  • El director regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), sede de los Lagos, Mauricio Maya (44) , entregó su opinión respecto a la situación de extrema violencia vivida por el Lonko Fidel Rain y su familia en el territorio WekeTrumao, hechos que al ser  un conflicto “entre particulares” ,  le impide al INDH ser mediadores del conflicto. Sin embargo “se encuentran en la obligación de denunciar si hay acciones que podrían mejorar por parte de agentes estatales”.

 

Frente a las denuncias realizadas la semana pasada por el Lonko Fidel Rain y su familia en el territorio WekeTrumao, por haber sufrido sido emboscados, agredidos y amenazados de muerte, es que se le otorgó protección policial. La acción nacería por un conflicto entre comunidades Williches por la explotación del bosque nativo, y la presunta disputa y apropiación territorios, por parte de madereros ilegales de comunidades Williches del sector Huaipulli. Estas comunidades estarían siendo financiados por instituciones públicas del estado y estarían a su vez, depredando milenarios bosques nativos en zonas de la comuna de Quellón de Chiloé.

Inauguración oficina en Puerto Montt, año 2015

 

Bajo éste contexto, es que se le consultó al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH),   corporación autónoma de derecho público creada el año 2020, por la Ley N° 20.405 y destinada a promover y proteger los derechos humanos de todos las personas que habitan en Chile, cuál es su visión respecto a la problemática del sector de WekeTrumao, sus campos legales de acción y las estrategias que barajan para dar respuesta y apoyo a las comunidades.

 

 

¿Cuál es la posición que tiene el INDH, frente al conflicto entre las comunidades williches del sector de WekeTrumao?

“Estamos frente a una situación de vulneración de derechos humanos cuando un agente estatal o público -en el amplio sentido de la palabra- por acción u omisión, afecta la dignidad o integridad de una persona, de una familia, de un grupo o de una comunidad en general. Entonces, respecto a la denuncia del Lonko Fidel y su comunidad, respecto al ataque de otros particulares, nosotros como INDH no tenemos margen de acción legal. Nuestro mandato nos impide presentar acciones sobre particulares. Sin embargo, en el contexto de la denuncia que realiza el Lonko, consideramos que hay acciones que podrían mejorar por parte de agentes estatales: Llámese policía de investigaciones, carabineros, o Fiscalía local de Quellón. En éste ámbito, hemos adquirido un compromiso con ellos (la familia del Lonko) de oficiar y presentar denuncias a esas omisiones estatales. Pero frente al conflicto entre las comunidades, lamentablemente nosotros no tenemos posición que tomar”.

 

– ¿Cuales son las estrategias o lineas de acción que tiene el INDH para enfrentar éste tipo de casos?

“Respecto a las estrategias, es básicamente lo que comentábamos recién. Cuando hay un conflicto entre particulares y en ese conflicto existe una omisión estatal, lo que significa que cierto particular esté siendo vulnerado, nosotros tenemos el deber de denuncia. Pero no más allá que eso, no tenemos la legitimidad activa para poder presentar acciones frente a ese tipo de situaciones. En la ley que crea el instituto se establece un marco de acción judicial, y nosotros podemos actuar en ciertas situaciones que son: torturas, trata de personas, tráfico de inmigrantes, delitos de lesa humanidad. Entonces, en ese sentido, las acciones entre los particulares, no entran en eta clasificación”.

 

-¿Cuál es la posición que tiene el INDH sobre el modelo de extractivismo?

“En este sentido, dos cosas. La primera, que desde su creación del INDH, en el año 2010, en todos sus informes anuales, cada vez que el Instituto ha asumido capítulos relacionados con el tema del medio ambiente, ha propuesto al Estado mejorar en el cumplimiento de los estándares internacionales de Derechos Humanos que el mismo Estado voluntariamente ha adscrito, respecto de la protección del medio ambiente y la garantía del derecho de las personas de vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Ahora, el Estado de Chile tiene diversas obligaciones que cumplir en ese sentido, y constantemente el Instituto a través de denuncias o de su participación en seminarios o en el informe anual de Derechos Humanos, siempre está instando al Estado a cumplir los estándares.

En segundo lugar, desde ya hace dos años, el INDH -en algunas de sus sedes- está presentando recursos de protección por situaciones que se consideran que son atentatorias contra éste derecho humano a vivir en un medio ambiente libre de contaminación por una lado y al derecho que tienen las personas a informarse respecto a ésta temática.
En el último año en la sede Regional de los Lagos, hemos presentado recursos de protección por el tema de la fuga de salmones y por el barco Seikongen. Es un tema que en el ámbito de los derechos humanos está recién explorándose. Somos pocas sedes regionales que hemos tenido la experiencia de establecer recursos en éste sentido. Es un camino que estamos abriéndonos paso y que ha tenido resultados diversos, en el que nosotros creemos que hay un deber por parte del Estado de garantía de derecho, de protección de vivir en un medio ambiente libre de contaminación”.

Wichañe: “Nos encontramos en un contexto de negación de nuestras culturas originarias”

Wichañe: “Nos encontramos en un contexto de negación de nuestras culturas originarias”

Wichañe que en mapudungún significa ‘Levántate’ es un grupo oriundo de Castro, cuarteto compuesto por Cristian Vargas Soto, Joaquín Manríquez Ponce, Pablo Córdova Huaiquipan y Danilo Pozo Andrade, quienes a través del camino experimental, fusionan el rock, el folk, el jazz con ritmos y sonoridades de los pueblos originarios.

La banda se forma con el objetivo de crear y grabar su primera producción musical, proceso que se inicia en Febrero de 2018 y que dio como resultado el primer disco conceptual realizado completamente en estas latitudes insulares; “Pedro María Ñankupel, El Pirata de Chiloé”.

Identidad con el territorio

Para Wichañe es muy importante poner en valor su identidad y cultura, para así reconocerse a ellos mismos, utilizando la música como un vehículo que les permita también generar esta identidad. “La expresamos en nuestra música utilizando los elementos propios de la cultura williche, principalmente de los elementos rítmicos y de su cosmovisión”,afirma Cristian, vocalista y bajista de la banda.

Cristian, a su vez genera una crítica respecto a la estado actual que se encuentra la cultura de los pueblos originarios. “Hoy en día nos encontramos en un contexto de una constante negación de nuestras culturas originarias, por lo tanto para nosotros como grupo es muy importante el poder usar la música como herramienta para expresarnos, conocernos y entendernos así mismos”.

Primer disco y viaje a Alemania

Pedro Ñankupel, El Pirata de Chiloé, es un álbum conceptual producido de manera independiente y autogestionado completamente en Castro, archipiélago de Chiloé y que aborda parte de la vida de Ñankupel, Williche navegante y lobero perseguido por el estado Chileno y los comerciantes de la época, es acusado de 99 muertes, diversos naufragios, robos y cuanto suceso de la época. Sometido a juicio y sin poder ser probado ninguno de los hechos de los cuales se le imputaron, es fusilado en 1888 en la cárcel de Castro. Su nombre e historia finalmente terminan por levantar mitos y leyendas en torno a su persona.


Producto de éste trabajo, es que fueron invitados al ‘Carnaval de las Culturas’ en Berlín, Alemania. Dicha instancia “Nos generó muchos aprendizaje, el valor que le dan lo alemanes a la diversidad cultural, el respeto y la comprensión que logran en la convivencia con diferentes grupos humanos. Queremos resaltar la expresión de diversidad a través de la música, y eso se logra apropiándose de tu cultura como un elemento de reconocimiento de nuestra identidad”.

 

Futuro de la banda

Para el segundo semestre del 2019, Wichañe trabajará en un nuevo disco un ‘EP’, (disco abreviado entre 1 a 3 canciones) en el cual podrán en valor otros elementos de la cultura latinoamericana, con el objetivo de rescatar la música de otras partes del continente, las cuales nos atraviesan como sociedad.

“Ojalá para el 2020 hacer otra gira a Europa y llegar así a otros países en los cuales nos gustaría mostrar nuestro trabajo. La música latina es muy bien valorada allá (Europa) y las expresiones con identidad propia son muy bien reconocidas”, sentencia el vocero del cuartero local.