¿Qué es el TPP11 y cómo afecta a Chiloé?

El día miércoles 17 de Abril, la cámara de diputados aprobó este tratado, con 77 votos a favor, 68 en contra y 2 abstenciones, esto después de un trámite no exento de polémicas y que duró varias semanas entre postergaciones de votaciones y otras maniobras.

 

Para saber su importancia primero que todo ¿Qué es el TPP11?

 

En palabras sencillas, el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) también conocido como TPP11* (por la cantidad de países que participan), es un pacto comercial, en el cual los estados participantes se comprometen a fijar reglas comunes en ciertos aspectos con el fin último de fomentar la integración económica entre estos países.

 

(Países participantes: Chile, Australia, Brunéi, Canadá, México, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.)

 

¿Por qué es importante?

Quizá con anterioridad habías escuchado sobre el TPP (tratado de asociación transpacífico), proyecto también polémico y cuya tramitación se cayó debido a la salida de Estados Unidos.

 

El TPP11 en la práctica es la actualización y variante adaptada de este mismo proyecto, de la cual el gobierno de Chile es el mayor promotor, de hecho fue parte de la redacción del actual acuerdo, y que si bien desestimó algunas de las disposiciones más controversiales del tratado anterior, sigue siendo fuertemente criticado por organizaciones político-sociales, pues se consideran que parte de los acuerdos y obligaciones adquiridas por el estado significarían una restricción en diferentes aspectos de la vida tanto en materia laboral, medioambiental y agrícola, teniendo esto directas consecuencias en temas como salud, cultura, soberanía y alimentación.

 

Por su parte, el Gobierno de Chile señala que este acuerdo da mejores oportunidades de exportación a productos y servicios a los países participantes del acuerdo.

 

¿Cómo nos afecta concretamente como territorio?

Existen múltiples aspectos fuertemente criticados del TPP11 en términos generales, la idea del ejercicio que haremos a continuación es poder ver de qué manera concreta afectarían a nuestro territorio (Chiloé), considerando su especificidad.

 

Primero que todo, cabe mencionar que llevar a cabo tratados de esta índole (TPP11) tiene una clara direccionalidad política. Y esta es: privilegiar un cierto modelo de desarrollo, esto favoreciendo un tipo muy especifico de intercambios económicos por sobre otros.

 

Medio complicado. Pero tratando de explicar:

 

En palabras sencillas, cuando hablamos a nivel país, el principal intercambio de Chile en materias de exportación tiene relación con productos primarios o sin mayor elaboración, principalmente producción o más bien explotación intensiva de materias primas.

 

En el caso de Chiloé como territorio, no está de más mencionar que fue y sigue siendo un territorio fuertemente postergado de la actividad del Estatal en toda las aéreas y la forma en que se integró a la actividad del país fue en la década de los ochenta, con la introducción de inversión extranjera para el inicio de industria salmonera, hoy en día uno de los comodities que más exporta en chile, tras la minería y el industria forestal.

 

Por esto y otras cosas Chiloé es denominado por algunos investigadores y actores sociales como “territorio de sacrificio” esto producto del giro que se ha dado en las últimas décadas, principalmente con la predominancia de la industria salmonera, y las consecuencias ambientales de esta. Que hoy, más que nunca salen a la luz con la actuales controversias que se han generado respecto a la forma en que maneja el tema de residuos en el archipiélago, tanto los de carácter domiciliario (caso de controversia por los residuos domiciliarios de la comuna de Ancud) como los desechos de la industria.

 

Existiendo poco conocimiento respecto a la poca regulación al tema de manejo de residuos industriales, que tienen a nuestro archipiélago, plagados de lugares para la recepción de residuos de la industria salmonera (incluso provenientes desde fuera del archipiélago).

 

Qué tienen que ver esto con el TPP11, bastante, pues dentro de los aspectos más criticados del tratado existe un mecanismo de solución de controversias en el que las empresas multinacionales podrán demandar al estado en caso de incumplimientos de mismo, por significar esto un desincentivo a la inversión. En este sentido este tratado dificulta gravemente poner mayores regulaciones en términos medioambientales pues empresas podrían demandar al estado pues esto significaría un desincentivo a la inversión.

 

Por otro lado, este tratado significa el amarrar definitivamente el modelo primario exportador, pues tiene múltiples consecuencias de carácter negativo que apuntan directamente a aspectos claves para el surgimiento de modelos alternativos, y tiene consecuencias concretas principalmente en temas relacionados con: la calidad de vida y derechos de los trabajadores, acceso a la salud, alimentación y soberanía.

 

Por temas relativos a patentes la calidad y cantidad de los derechos laborales y la posibilidad de los pequeñas y medianas empresas de innovar en aéreas como la pequeña agricultura familiar campesina, debido a la privatización de las semillas y fomento del mercado transgénico.

 

Patentes

Tendría consecuencias directas en el tema de salud, pues debido a la mayor duración de las patentes, lo que significaría, si bien no un aumento de precios (defensa que hace el gobierno), si significaría una mayor demora en la posibilidad de acceder a medicamentos de carácter genérico r por ende una demora en la disminución de los precios de los medicamentos.

 

Esto sumado a la ya precaria situación en salud del territorio, donde no se cuenta con hospitales de alta complejidad o especialistas en muchas areas.

 

Derechos laborales

El TPP11 en materia laboral solo reconoce una cierta cantidad de derechos laborales
entre los cuales no están incluidos vacaciones descanso semanal, o incluso no se mencionan pre o post natal.

 

Semillas

Entre otras cosas, este tratado compromete al estado de Chile a avanzar progresivamente en el proceso de privatización de las semillas y fortalecimiento del mercado transgénico, lo cual significa una clara desventaja para los pequeños productores agrícolas, significando en términos concretos un gran desincentivo a la pequeña agricultura familiar campesina y la forma de vida de las comunidades indígenas.

 

Por lo tanto es necesario desde el territorio, dar cuenta de lo poco conveniente que resulta la aprobación de este tratado, pues termina de liquidar lo poco que nos queda de soberanía en múltiples areas.

 

Creemos fuertemente que estás decisiones, no son ingenuas, y que tiene que ver con lobbys de grandes empresas con el fin de hacer prevalecer sus intereses económicos inmediatos por sobre la posibilidad de desarrollo futuro de los territorios.

 

Creemos fuertemente en la posibilidad de una forma más respetuosa de producir pensando en las siguientes generaciones y no solo en lo inmediato.

 

 

Pedimos respeto y un futuro posible.

 

Por lo mismo hacemos un llamado abierto a emplazar a nuestros congresistas se hagan responsable de las implicancias de la aprobación de este proyecto.