Compartir :

 

  • Andrea Ribas Seguel, de profesión Médico Veterinario de la Universidad de Chile, se desempeñaba como Fiscalizadora Profesional de la Unidad de Alimentos, Departamento de Acción Sanitaria, Oficina Castro. Ingresó a la institución por concurso público, siendo seleccionada entre 107 postulantes. Tanto Patricio Guzmán Soto como Andrea, con 10 meses y 1 año 4 meses de antigüedad en la institución, respectivamente, fueron notificados mediante resolución de “No Renovación de contrato” el viernes 30 de noviembre de 2018, tras exponer y denunciar lo que ocurre en la Seremi de Salud de Chiloé, Oficina Castro, principalmente vinculado al evidente abandono de deberes por parte del jefe de oficina Cristian Araneda González, y la falta de control en esta oficina.

 

 

“Existe bastante miedo dentro de los funcionarios de la Seremi de denunciar las malas prácticas e irregularidades, comenta Andrea”, afirma la ex funcionaria, mientras relata la historia de su desvinculación del Departamento de Acción Sanitaria, Oficina Castro. Comenta que que varios ex colegas le aconsejaron que no denunciara, que iba a salir para atrás, que iba a perder su trabajo, que su reputación se podía ver cuestionada. Sin embargo, afirma que analizaron éstos riesgos con Patricio, y decidieron que era su deber seguir adelante con la denuncia.

“Lamentablemente el cómo estába funcionando la Seremi, estaba comenzando afectar nuestro desempeño profesional. Estábamos decididos. Resultara lo que resultara lo íbamos hacer igual”.

La médico veterinaria señala  que la desvinculación les ha afectado mucho. “En algún momento pensé que profesionalmente me estaba enterrando viva. He recibido el apoyo de varias personas y eso me ha hecho estar segura de pensar de que lo que hicimos fue lo correcto. Personalmente ha sido bastante heavy. Yo era el sustento de mi familia. Mi marido estaba sin trabajo en el momento que yo me quedé sin trabajo. Tengo tres hijos ( de 3, 5 y 7 años). A nivel personal y profesional el impacto ha sido grande”.

 

“El funcionario público tiene el deber de denunciar”

Estoy segura que lo que  logramos denunciar con Patricio, es solamente la punta de iceberg. Hay mucho más por detrás. Me sorprende que haya funcionarios con problemas de alcoholismo dentro de la Seremi, que hayan llegado drogados a trabajar, y con suerte tienen un sumario, si es que tienen un sumario. Tenemos casos de funcionarios que según ellos, pasan todo el día en terreno y luego cobran viáticos. Luego se descubre que están en su casa y no trabajando. A demás son militantes políticos, como el caso de un militante comunista que ami y a Patricio nos hizo la vida imposible desde el primer día.

Andrea, cree que la solución, es que la Seremi desvincule a todos los operadores políticos que hayan, desde fiscalizadores, hasta las jefaturas. Indica que es la única manera de limpiar ésto. Sin embargo, pese a todo el mal rato que ha tenido que vivir, siente que lo hizo bien. “Me siento súper respaldada. Espero que las sanciones reales ocurran lo más rápido posible. Que pueda encontrar rápido un trabajo para así dar vuelta la página. Que el funcionario público tenga claro que se puede denunciar. Que es lo correcto, lo que se debe hacer. Éstas son malas prácticas que llevan años, años, en nuestra oficina. Todo el mundo nos decía, es que ya lo sabemos. Eso no corresponde, es un vergüenza para la institución y para el gobierno. ¿Dónde está la vocación de servicio?. finaliza.