Compartir :

A las 12:05 hrs. del pasado martes 15 de octubre, el Centro de Estudios Sociales de Chiloé (CESCH) ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) la solicitud de participación ciudadana para el proyecto “Planta de reconversión y aprovechamiento de biomasa ECOPRAB”, en virtud del artículo 30bis, inciso primero de la Ley 19.300.


Respecto a ello, cabe indicar que en el sector de Culdeo-Butalcura, comuna de Dalcahue, se pretende realizar un proyecto de reconversión y aprovechamiento de BIOMASA con una inversión inicial del orden de los 3.5 millones de dólares. La biomasa es materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía. El titular del proyecto es la empresa ECOPRAB S.P.A., la cual pretende tratar entre 30 toneladas diarias de residuos en una primera etapa y 60 toneladas en una segunda etapa.

 

Esta iniciativa mantiene en alerta a los vecinos del sector por los potenciales efectos en su territorio, existiendo una serie de dudas respecto a qué residuos se utilizarán y cuál será la procedencia de éstos, así como las reales dimensiones e impactos de la planta. La mayor sospecha de la comunidad es que, en su gran mayoría, sean residuos de la industria salmonera.

 

Esto último, se corroboró a través de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ingresada por la empresa al SEA el día 23 de septiembre de 2019. En el anexo G, pág. 7, de dicha declaración se precisa que parte importante de los residuos a tratar serían, entre otros:

 

  • Lodos orgánicos de plantas de tratamiento de residuos líquidos, provenientes de plantas de procesos de salmones.

 

  • Desechos sólidos orgánicos de la industria del salmón, como mortalidades de centros decultivos y pisciculturas, vísceras de plantas de procesos.

 

Este tipo de residuos industriales, así como la magnitud del proyecto, podrían generar la afectación de importantes cuerpos de agua y pomponales del sector (humedales cruciales para el desarrollo del ciclo del agua en el archipiélago de Chiloé). Situación necesaria de evitar, sobre todo considerando el escenario de escasez hídrica que asola el territorio, haciendo aún más necesario el debido resguardo de estos cuerpos de afectación antrópica que se pudiera efectuar en el área de influencia del proyecto.

 

En cuanto a la posible afectación a los sistemas de vida de la población de Culdeo cercana al
proyecto, según la empresa –a través de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA)-, tanto durante las etapas de construcción como operación se efectuarán obstrucciones a la conectividad de la localidad. Aquí es innegable, por tanto, la existencia de impacto de los camiones que movilizarían carga ascendiente a 30 ton/dia y 60 ton/día para las etapas 1 y 2 respectivamente, en tanto utilizarían la única vía de acceso de la comunidad. Esto sería particularmente grave considerando que en esta misma se emplaza la “Escuela Rural Culdeo”, que si bien el titular desestima como irrelevante en el capítulo 4 de su DIA producto de su baja matricula, la escolaridad rural permite mantener dichas comunidades perviviendo en el tiempo, manteniendo a la gente en el territorio y permitiéndole el acceso a educación básica a la población rural de menor ingreso o liquidez. Al tratarse de comunidades rurales es crucial para el sentimiento de cohesión social y la mantención de lógicas comunitarias la menor disrupción por estos proyectos de inversión millonarias que generan escazas utilidades para la gente residente de los sectores.

 

Ahora bien, en este contexto, cabe señalar que la ley 20.417 modificó la ley 19.300, entre otras cosas en el sentido de incorporar el artículo 30° bis, que dispone la posibilidad de solicitar participación ciudadana en las Declaraciones Impacto Ambiental (DIA), cuando se trate de proyectos que generen cargas ambientales para la comunidad. La autoridad ambiental deberá abrir en estos casos un proceso de participación ciudadana por un plazo de 20 días.

 

En definitiva, desde el Centro de Estudios Sociales de Chiloé (CESCH) reafirman el hecho de que las cargas ambientales e impactos en el sistema de vida de la comunidad de Culdeo, hacen necesaria la apertura de un proceso de participación ciudadana en DIA. Esto daría paso a que la comunidad de Culdeo, Butalcura, Dalcahue y ciudadanía en general pueda hacer presente las inconsistencias de este proyecto con el fin de evitar que se afecte la ruralidad insular así como una zona tan valiosa para el archipiélago de Chiloé.