Compartir :

Jenny M.Schmid-Araya, doctora en Biologia y Ecologia Acuatica en la University of London ,  CEO de la Consultora Científica PJSchmid   envió una petición al Gobierno y al Ministerio de Salud, pidiendo que en Chiloé se ejecuten pruebas aleatorias a gran escala para la detección del COVID-19 utilizando la técnica directa de PCR. A su vez, hace un llamado a la industria privada, a que sean solidarios y responsables e inviertan en la implementación de estas pruebas para COVID-19 pensando en sus trabajadores y la población en general de Chile.


 

La doctora explica las ventajas de la utilización a tiempo de las pruebas PCR, y advierte de las nefastas consecuencias que traería el no hacerlo, afirmando que  si las autoridades no actúan de inmediato con medidas más estrictas para controlar este brote mortal, Chile y su sistema de salud público y privado colapsarán, causando una tasa de mortalidad mucho mayor a un costo económico mayor que el de la inversión en pruebas de PCR generalizadas.

 

 

Esta petición es al Gobierno del Presidente de Chile, Sr. Sebastián Piñera y su Ministro de Salud, Sr. Jaime Mañalich, solicita que en los cordones o barreras sanitarias se ejecuten pruebas aleatorias a gran escala para la detección del COVID-19 utilizando la técnica directa de PCR. Instamos al gobierno de inmediato a invertir en muchas más pruebas de PCR y  analizadores de PCR para implementar este procedimiento en todo Chile. También solicitamos a la industria privada (salmoneras, pesca, etc.) que sean solidarios y que también inviertan en la implementación de estas pruebas para COVID-19 pensando en sus trabajadores y la población en general de Chile.

 

Existen varias razones por las cuales el protocolo indirecto existente en las barreras o cordones sanitarios no tendrá efectos adecuados para prevenir la propagación del virus SARS-CoV2 en Chile. El protocolo existente de evaluación indirecta de la infección mediante registros de temperatura y de cuestionarios de salud no es útil sin una prueba de PCR directa, ya que más de la mitad de las personas infectadas permanecen sin ser detectadas a través del método de medición de temperatura [1]. Esto se debe a que muchas personas infectadas aún no han desarrollado síntomas y no son conscientes de que portan y propagan el virus SARS-CoV2 en Chile. Otros dos estudios científicos muy recientes mostraron que las personas asintomáticas representan hasta el 59% de la población infectada [2, 3]. Esto significa que una gran proporción de personas propagan el virus sin ser detectados. Solo las pruebas de PCR pueden ayudar a frenar la propagación del COVID-19.

 

Las pruebas de PCR generalizadas han demostrado ser un medio eficaz para retrasar la propagación del COVID-19. Países como Corea del Sur, Noruega, Austria, Alemania y otros han implementado extensas pruebas de PCR, particularmente en y alrededor de zonas de grupos de infecciones. Este procedimiento, junto con el cierre completo de todas las empresas no esenciales, así como el confinamiento general de trabajadores no esenciales en sus casas, han frenado la propagación de este virus, en comparación con otros países. Un artículo en la revista Science [4] en marzo de 2020, señala que aunque el procedimiento de tomar la temperatura y completar los formularios se puede seguir al pie de la letra, este método solo sirve para demostrar que se está haciendo algo. Estas medidas no detectan a los asintomáticos.

 

Si las autoridades no actúan de inmediato con medidas más estrictas para controlar este brote mortal, Chile y su sistema de salud público y privado colapsarán, causando una tasa de mortalidad mucho mayor a un costo económico enorme, mucho más alto que una rápida inversión en pruebas de PCR generalizadas y confinamientos para trabajadores no esenciales.

 

Fuentes:

[1] Gostic, K. et al. 2020 (eLife 2020; 9: e55570. DOI: https://doi.org/10.7554/eLife.55570).

[2] Mizumoto. K. et al. 2020; (Euro Surveill. 2020; 25(10): pii=2000180. https://doi.org/10.2807/1560-7917).

[3] Wang, C. et al., 2020 (medRxiv preprint, doi: https://doi.org/10.1101/2020.03.03.20030593).

[4] Normile, D. 2020. (Science 13 March 2020. https://doi.org/10.1126/science.367.6483.1177).

Créditos de imagen de Portada: Revista Science