Compartir :
  • La consulta indígena se inició en el país con reuniones informativas las cuales buscan socializar con los pueblos y comunidades indígenas las propuestas planteadas por el ejecutivo. Dicho proceso ha sido rechazado categóricamente a largo de Chile y en Chiloé no fue la excepción. El motivo, según lo expresó el pueblo Williche es que “se vulnera el principio de buena fe, las medidas son impuestas por el Estado, las cuales en el fondo pretenden eliminar las tierras indígenas, convirtiéndolas en bien de mercado, y dejándolas al alcance del mejor postor”.

Rienzi Figueroa V.

Clementina Lepio (46) es la única mujer Longko del Consejo General de Caciques de Chiloé, que abarca de Castro a Quellón, además integrante de la Coordinadora de Comunidades Willi Lafken Weychan. Comenta que la consulta indígena es un proceso del cual no fueron avisados como Comunidad Williche Fundo Alto Gamboa, siendo que son una de las comunidades insertas en el territorio de Castro.Esto es una clara señal que ésta consulta impuesta por el Estado vulnera el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.) ya que no respeta ni escucha las reales demandas de los pueblos originarios.

La Longko hace un llamado a las autoridades: que se respete a las comunidades, avisando e informando antes de realizar cualquier tipo de consulta. “Eso lo establece clarito el convenio 169 y el Estado no lo está respetando, ni en esta instancia, ni en los proyectos que se han aprobado en nuestros territorios. Es por ésto que nuestros Pu longkos (Autoridades ancestrales) y Pu lamminens (todos los hermanos Mapuches y williches) se levantaran con todo el newen a defender nuestros pueblos originarios”, afirma.

La autoridad ancestral, a su vez destaca la valentía y el newen que tuvieron las 3 comunidades y las 7 agrupaciones indígenas que firmaron una carta rechazando absolutamente esta consulta. “Sin embargo, de igual manera hubo algunas asociaciones indígenas que tienen afines con el gobierno de turno, que se quedaron y firmaron para seguir con ésta falsa consulta hecha de mala fe”, añade.

 

“Fraude estatal”

“Las propuestas del gobierno apuntan principalmente al tema más sensible para los pueblos indígenas en la actualidad, principalmente para el pueblo mapuche, y que es la tierra y los territorios, por la desprotección en la que quedarían si dichas propuestas se materializan”, indica el Werken (vocero) Francisco Vera Millaquén, de la comunidad mapuche williche Pepiukelen, en un documento llamado Consulta Indígena 2019: El mayor Fraude estatal a los pueblos originarios y la mayor amenaza a sus tierras y territorios.

La actual ley indígena con todos sus bemoles (que son muchos), ha logrado un grado de protección de las tierras indígenas, afirma el oficio, aclarando que el gobierno actual pretende hacer creer a los indígenas de este país que “para que se logre que vivan con menor pobreza y menos vulnerabilidad, es necesario modificar la actual Ley Nº 19.253, ley indígena, pero de una forma tal que facilite absolutamente el traspaso de la poca tierra indígena que hoy existe, al empresariado de este país que mira con apetito demencial el día en que esas tierras puedan ser adquiridas por ellos sin que signifique eso un delito penado por la actual ley” estipula el oficio.