Compartir :

Las y los vecinos de Puntra y Chepu, sindicatos territoriales y vecinales del sector, comités ambientales, comunidades indígenas, investigadores y actores de la sociedad civil en general, han tenido una semana de lucha y resistencia en contra de las ambiguas e inútiles decisiones técnicas y políticas que se han ido pinponeando entre el Municipio de Ancud, las Seremis de Salud y Medio Ambiente; en medio de unas semanas marcada por la paralización del ingreso de los camiones recolectores de basura de la Comuna de Ancud, hacia el vertedero “transitorio” e ilegal en el sector Puntra el Roble, comuna de Ancud.

La prensa local uso discursos del terror para instalar el miedo en la población. Mientras que la Seremi Salud de la región de los Lagos, Scarlett Molt, entrega resoluciones a goteo, con fechas que van dando soluciones parches  a favor del empresariado, aumentando un conflicto que cala en lo más profundo del archipiélago de Chiloé.

Una semana marcada de acciones, que ha llevado el tema -nuevamente- hasta las altas esferas políticas. Evidenciando una situación de la cual nadie -hasta el momento- se ha querido hacer cargo. En ese contexto, el verdadero motor de la escalada del conflicto– que ya tiene años de desarrollo- con acciones provenientes de cualquiera de las partes involucradas, no se encuentra en la lucha de la comunidades, sino en la condiciones de aislamiento y vulneración a la que ha sido empujada expresamente por la propia autoridad, dejando un legado de fragmentación social y comunitaria en el territorio de Ancud y de Chiloé en general.


 

Resistencia pacífica de los vecinos de Puntra frente a la inminente llegada de los camiones recolectores de residuos de Ancud

 

Semana de incertidumbre: Resistencia y paralización

El día lunes 10 de enero se venció el plazo de la resolución extendida por la Seremi de Salud, para la etapa 1 del proyecto tras un mes de autorización, por lo que las comunidades afectadas se reunieron a partir de ese día a las 8 am, para esperar la visita de la Seremi de Salud, la cual llegó a las 9 am. La comunidad accedió a que los camiones pasaran a depositar la basura, ya que aún cumplían con el permiso oficial. Luego de eso se realizó la fiscalización del vertedero en cuestión, a la cual no pudieron ingresar las y los vecinos y comunidades afectadas, por orden del Municipio de Ancud.

Debido a esa negativa,  los comuneros tuvieron que esperar a que los fiscalizadores terminaran el proceso, el cual estaba centrado en aspectos técnicos del cumplimiento del decreto 189. Al salir, los entes gubernamentales comentaron a la comunidad que veían todo “mas menos en orden”, sin embargo no podían entregar más antecedentes ya que tenían que redactar un informe que de cuenta de la visita, el cual iba ser entregado directo al Municipio de Ancud.

Al día siguiente, el martes 11 durante la tarde, le avisan a la comunidad que se había extendido una resolución autorizando el deposito de basura por 1 mes. Ese día  no llegaron los camiones al lugar, hasta el día siguiente (miércoles 12)  cuando los propios camiones de basura fueron quienes les llevaron el documentos hasta la comunidad, que seguía manifestándose. Ellos la tomaron y le dijeron que la iban a estudiar, antes de darle el paso.

Resolución Exenta que autoriza disposición de residuos en vertedero ilegal Puntra el Roble

 

En dicho documento, comenta la dirigenta Karla Diedrichs, que efectivamente se extiende la operatividad del vertedero hasta el 25 de febrero, “sin embargo un punto del documento hace referencia a la etapa dos, la cual dejó varios cabos sueltos”.

“Se trata de que técnicamente no estaría cubierta (ni sellada) toda la superficie del vertedero, lo que provocaría la contaminación del suelo, producto de los materiales contaminantes que se escurren con la basura (percolados y lixiviados) “, explicó la Karla.

 El vertedero en cuestión, opera fuera del marco de la ley, y está en una “zona de influencia del Santuario de la Naturaleza de los Humedales de Chepu”

 

Por ende, explica la joven vecina, que se pidió la llegada del municipio para que aclarara el tema. Asistió hasta el lugar el encargado de Medio Ambiente, Alfredo Caro, quien tras su falta de respuestas concretas terminó generando más malestar en la comunidad. “Para variar no nos dijo nada, la gente se alteró por por su discurso poco profesional” añadió Diedrichs.  Caro terminó emplazando a la Seremi de Salud, como la única que podría explicar esa situación.

De ese momento la comunidad negó el ingreso a los camiones. Al día siguiente -jueves 13- la comunidad se encontró con la sorpresa de que el puente, que permite el acceso al sector donde se encuentra el vertedero estaba cortado, lo que generó que la Seremi de Salud indicará la prohibición de ingreso de camiones al sector, y por ende  el Municipio de Ancud suspendiera el retiro de basura durante esos días.

Sin embargo, al día siguiente –Viernes 14- el departamento de Vialidad hizo arreglos en el puente. Lo que generó que la Seremi de Salud emanara otra resolución permitiendo elingreso extraordinario de camiones de basura para los días sábado 15, domingo 16 y lunes 17 de febrero el ingreso de 5 camiones al día, de manera transitoria, para que puedan depositar la basura en el sitio indicado.

 

“Haciéndose la Vistima”:  Municipio de Ancud, prensa tradicional y la campaña del terror

El municipio de Ancud ha demostrado un mal manejo político y técnico con la problemática de la basura. Los vecinos acusan un abandono por parte de la autoridades, además de actitudes déspotas hacia los vecinos por parte del departamento de Medio Ambiente, específicamente por Alfredo Caro.

Durante la semana, el municipio acusó en la prensa local, de “haber recibido piedrazos y ataques a los camiones” por lo que tendrían que haber trabajado escoltados por carabineros para resguardar la integridad física de los chóferes. Argumento el cual fue desestimado por las y los pobladores quienes afirmaron que en todo momento se han encontrado con una actitud pacifica, además, de estar siendo observados y vigilados por carabineros. Acusan a una victimización del Municipio con la intención de generar caos en la población de Ancud.

 

                      Vecinas y vecinos critican la “invisibilización”por parte de la prensa tradicional.

 

A su vez,  el día de hoy (17 de febrero) el medio local La estrella de Chiloé, tituló una nota en la cual da por seguro que los camiones de la basura habrían sufrido “Un atentado a sus máquinas”, sin si quiera corroborar el hecho por medio de un tribunal, y tomando partido desde la vereda del municipio. Cabe preguntarse: ¿Será un montaje por parte de la empresa?, ¿porqué el medio local no contrastó la información con los vecinos y sólo mostró la visión de una parte delos involucrados en el problema?, ¿tendrán intereses de por medio?…

Frente a éstas publicaciones, distintos actores sociales han quedado de acuerdo en que el Municipio de Ancud se ha victimizado con los hechos ocurridos en Puntra, al igual que con la anterior resolución (situación ocurrida entre a fines de diciembre de 2019). “Ésta no solo es una estrategia para amedrentar y justificar lo que es injustificable, sino también para hacer un copamiento de los medios de prensa y con el objetivo de criminalizar la defensa de Puntra”, aseguraron los activistas.

 

Oficiando la realidad: Presión hacia Santiago

Esta semana el Comité de Defensa Medioambiental Chiloé Sin Basura, dirigido por Diego Barahona viajó a Santiago en representación de la Unidad Vecinal Número 33 de Puntra Estación, Unidad Vecinal Chepu, Junta de Vecinos Taiquemó, Centro de Estudio y Conservación del Patrimonio Natural (Cecpan), Comité de Agua Potable Rural Chaquhual-Taiquemó, Parque Ahuenco, Comunidad Indígena Coipomó, Sindicato de Dunas de Aulén y Sindicato de Pescadoes Mar Adentro de Chepu.

Dichas entidades emanaron un carta respecto a la problemática de los vertederos en Chiloé, específicamente en el sector de Puntra el Roble, a distintas autoridades gubernamentales: Desde Ministro de Salud, Jaime Mañalich. Ministro de Economía Fomento y Turismo, Lucas Palacios. Director Nacional de Indap, Carlos Recondo Lavanderos. Director General de Aguas, Oscar Cristi, y el Vicepresidente del Consejo de Corfo, Pablo Terrazas Lagos.

A todos los personeros mencionados anteriormente, se les hizo llegar por separado un oficio en el cual se informa sobre “la actual situación de los vertederos que se está destapando en la Isla de Chiloé. En Particular el vertedero de Puntra El Roble”, con el objetivo de solicitar el pronunciamiento y apoyo ante las autoridades de la Región de los Lagos, debido a que éstas prácticas irresponsables atentan contra la misión del Ministerio de Economía.

Este mismo documento fue emanada para: Ministro de Salud, Jaime Mañalich. Ministro de Economía Fomento y Turismo, Lucas Palacios. Director Nacional de Indap, Carlos Recondo Lavanderos. Director General de Aguas, Oscar Cristi, y el Vicepresidente del Consejo de Corfo, Pablo Terrazas Lagos.

 

 

 

A su vez, las organizaciones solicitaron al Municipio de Ancud los permisos que tendría que haber entregado la autoridad Sanitaria Ambiental, para autorizar el curso del vertedero, a lo que la Municipalidad “se negó rotundamente”, sentenció Diego Barahona.

 

El Alcalde de Ancud, Carlos Gómez no ha podido salir del problema que lo tiene con “la basura hasta el cuello”. Todas las comunidades en donde pretende instalar “provisoria y improvisadamente” los vertederos, en su contra.

Alfredo Caro, Encargado del departamento de Medioambiente del Municipio, no ha tenido la capacidad técnica para entregar respuestas frente a las incertidumbres de las comunidades.

 

Responsables políticos  pueden haber varios. El silencio de muchos dice más que los pobres discursos oficiales. El problema de la basura no es algo de ahora, si no que es bola de nieve que ha ido creciendo de manera exponencial. Independiente de sus reales responsables, son consecuencia y no causa de la criminalización que -la autoridades locales y regionales; y los medios tradicionales hacen de los grupos sociales que están defendiendo sus derechos. 

En ese contexto, el verdadero motor de la escalada del conflicto- que ya tiene años de desarrollo- con acciones provenientes de cualquiera de las partes involucradas, no se encuentra en la lucha de la comunidades, sino en la condiciones de aislamiento y vulneración a la que ha sido empujada expresamente por la propia autoridad, dejando un legado de fragmentación social y comunitaria en el territorio de Ancud y de Chiloé en general.