Compartir :

En el séptimo Füta Trawün de las comunidades que conforman la coordinadora Willi Lafken Weychan declaramos lo siguiente:

 

La Provincia de Chiloé se encuentra en alerta sanitaria porque no existen lugares habilitados para la disposición final de los residuos sólidos domiciliario (RSD). El vertedero de la comuna de Ancud fue el primero en cerrar y prontamente las demás comunas de Chiloé y Palena tendrán el mismo problema. Como solución proponemos que el Estado impulse una política pública con financiamiento adecuado para la reducción de los RSD a través de la implementación de un manejo efectivo para el reciclaje y compostaje en sectores urbanos y rurales del Archipiélago de Chiloé. 

 

El lugar del emplazamiento de un relleno sanitario financiado por el Estado debe respetar la normativa ambiental vigente, debe ser discutido de manera transparente colocando todos los antecedentes a disposición de las comunidades, para tomar la mejor decisión consensuada con los habitantes locales mediante un proceso de participación ciudadana y la aplicación de un proceso de consulta indígena de acuerdo alo establecido en el convenio 169 de la OIT.

 

En cuanto a los desechos industriales, en particular los provenientes de la industria salmoneras, deben cumplir la normativa ambiental y disponer de sus desechos en lugares habilitadosfuera de la Isla de Chiloé. 

 

La industria salmonera ha provocado la muerte de nuestro territorio y tiene contaminadas con residuos sólidos nuestro borde costero. A estas empresas en el extranjero ya no les reciben sus salmones contaminados con antibióticos y ahora quieren vendérselo al Estado de Chile para ser entregados por la JUNAEB en los establecimientos educacionales en donde asisten nuestros propios hijos, lo cual rechazamos categóricamente. Exigimos alimentos producidos localmente, orgánicos y saludables para nuestros hijos.

 

Con respecto a las modificaciones a la Ley Indígena que propone el actual Gobierno, rechazamos su contenido ya que consideramos que nos perjudican y rechazamos el proceso de consulta que están desarrollando porque vulnera nuestros derechos. 

 

Coordinadora de comunidades Willi Lafken Weychan