Compartir :

Por Luis Humberto Ruiz Subiabre

Desde la llegada de Sebastián Piñera al Gobierno se ha puesto énfasis en la reducción del Gasto Fiscal, impulsando una agenda de austeridad, así lo anunció el propio Presidente en abril pasado en un instructivo para las reparticiones públicas que ahorraría US$500 millones, esto sumados a los US$1.150 millones del Plan Austeridad que lanzó el Ministro de Hacienda Felipe Larraín en mayo, este último según comenta el Ministro en ese momento se traduciría en una rebaja presupuestaria en todos los Ministerios.

El Ministro Larraín ha afirmado que este apretón de cinturón tiene como objetivo contener el gasto fiscal, según señala el objetivo es asignar los recursos a otros planes; avanzar en el acceso universal a las salas cuna, disminuir las listas de espera en salud y financiar en parte el déficit operacional de los hospitales, y estos recursos se obtendrían de algunos programas fiscales específicos, incluyendo en particular, rebajas en conceptos de gastos de soporte, principalmente en bienes y servicios de consumo, adquisicion de activos no financieros (computadores, automóviles, equipamiento de oficina, etc.) y, en menor medida, programas mal evaluados.

 

En Chiloé la austeridad se concentra en los sectores más pobres.

Tras 5 meses del lanzamiento por parte del Gobierno, salen a la luz los primeros resultados del recorte, el pasado 11 de septiembre se emite el Decreto Exento n.°1970 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones que daba pie atrás a la licitación para subsidiar el transporte público de pasajeros y/o carga en las islas Lin Lin, Isla Llingua, Isla Meulín , Isla Caguach, Isla Quenac, Isla Apiao, Isla Alao, Isla Chaulinec e isla Quinchao (Achao), además se sumaría el Decreto Exento 1842 emitido el 27 de agosto que sumaría los sectores de Isla San Pedro e Isla Coldita en la Comuna de Quellón.

La explicación estaría en el Memorándum DTPR n.°3091 de 2018 de la División de Transporte Público Regional, el cual indica “desde el inicio del segundo trimestre del presente año, se ha realizado en la División de Transporte Público Regional (DTPR) un proceso de revisión de la disponibilidad de fondos en el subtítulo 24 del Programa 06 Subsidio al Transporte Público, para el año 2018; advirtiéndole la existencia de una situación deficitaria, que hizo necesario un replanteamiento de la factibilidad de los gastos y una priorización de los mismos”, osea el recorte de la subvención para la Comuna de Quinchao corresponde a un programa mal evaluado.

La medida que afecta en gran medida a la Comuna de Quinchao es un duro golpe para los vecinos y vecinas de los sectores isleños y una expresión de la contradicción de las políticas del Gobierno, quien en mayo afirmaba que los recortes presupuestarios no afectarían a la ciudadanía, lo cierto es que el impacto generado por este recorte afecta a la Comuna

En este cuadro la población no posee ni instrumentos ni mecanismos para revertir la situación quedando expuesta y a expensa de las decisiones del gobierno central, que por un la lado proclama el “Compromiso País” programa que busca combatir la pobreza y por otro castiga a la comuna con porcentaje de población en situación de pobreza multidimensional (Informe de estimaciones comunales de pobreza, con datos Casen 2015) más alta de la Región y una de las más altas de Chile, la cifra de la comuna de Quinchao llega a 40,5%.