Compartir :

Fotos: Jorge Segovia

Pese al decreto de Estado de Emergencia extendido a nueve regiones del país, las manifestaciones y desafíos a la presencia de militares en las calles, es transversal. El gobierno de Piñera, solo ha podido congelar al valor anterior del pasaje del metro, sin referirse a ningún otro tema planteado por la ciudadanía, agravando aún más la situación de descontento generalizado contra el gobierno.


En Ancud, más de ochocientos vecinos salieron a manifestarse este sábado por las calles del centro de la ciudad. Auto convocada, la comunidad chilota se suma a las manifestaciones desplegadas por todo el país, y gatilladas por las políticas de abuso implementadas por el Estado durante años; en especial, tras decretar el mandatario, el Estado de Emergencia para gran parte del territorio nacional como solución al alza del pasaje del metro capitalino. Medida que este domingo, fue ampliada a todo el Gran Valparaíso, Talca, Chillán, Temuco, Padre de las Casas y Punta Arenas, sumándose a toda región Metropolitana, Coquimbo-La Serena, Concepción, Antofagasta y Valdivia. Con un saldo informado de siete muertos.

Si bien, en la región de Los Lagos se han registrado manifestaciones con diferentes grados de convocatoria, la información en los territorios fluye por medios comunitarios y cuentas de RRSS. Mientras el gobierno, solo ha logrado la congelación del pasaje subterráneo, se ha dedicado durante todo este domingo a incrementar las medidas punitivas de la aplicación del Estado de Emergencia, criminalizando la demanda social, con toque de queda y otras restricciones ciudadanas, no exenta de muertos. Medidas que han evidenciado, el poco alcance político de La Moneda para enfrentar una crisis estructural que tiene al actual gobierno como principal responsable, reduciendo la acción estatal a lo estrictamente institucional. Es así, como las acciones del mandatario no tocan ningún tema de la agenda social que por años ha sido postergada, tanto por medios de comunicación y el Estado chileno, declarando la guerra a la comunidad civil.

Este domingo, la convocatoria se repitió en Ancud. El encuentro de más de un centenar de vecinos en el centro de la ciudad, marcó el fin de semana en contra de las alzas, y el abuso hacia la población, crisis por contaminación ambiental y de sobreexplotación de recursos. Una suma de condiciones creadas, que han perjudicado cotidianamente la vida de cada habitante del país.

En el Sur, queda la pregunta sobre cuáles serán los efectos, tras los hechos y decisiones tomados en Santiago, lo que genera un ambiente de inquietud más allá de las palabras políticamente correctas. Dado que, en las condiciones de crisis actual no existe validez política para presidente Piñera; al contrario, las deficiencias del mandatario se han visto reforzadas por la sola presencia de militares. Mientras comienzan a caer los primeros civiles en regiones con presencia militar, no están dadas las condiciones para negociar políticamente con el gobierno remarcan diferentes actores políticos.

Pese al esfuerzo, para realizar un trámite casi instantáneo para frenar el alza de los pasajes, el descontento producto del abuso estructural del sistema político económico contra los habitantes del país sigue sin resolverse. Queda de manifiesto el vacío generado por el actual gobierno. En Chiloé, las convocatorias están programadas por los estudiantes secundarios que buscan organizarse ante la embestida de la desinformación y violencia que el sector que representa a la coalición de gobierno y a los nostálgicos del partido del orden en la ex nueva mayoría.