Compartir :

Casi un mes lleva la paralización nacional de los docentes de la educación pública, y aún el Ministerio de Educación, continúa mostrando una actitud soberbia y desinteresada frente a la problemática. Todo Chile ha visto cómo los profesores han mantenido una lucha que ellos catalogan “histórica” debido al gran nivel de cohesión y apoyo interno. Sin embargo, “no ha sido fácil, menos en insulares parajes como la Isla Grande de Chiloé”. Conversamos con dirigentes de sectores rurales del Archipiélago para saber cómo ha sido éste mes de lucha, desde el territorio menos centralizado.

 

Cacerolazos múltiples a lo largo y ancho del territorio de Chiloé, masivas e históricas marchas; actividades folkloricas, culturales y deportivas. Desde cortes de camino y caravanas en motivo de protesta a acciones solidarias como recolección de alimentos para diversas casas de acogida, han sido parte de la tónica que se ha dado durante éste mes en la Isla de Chiloé, en donde los profesores apoyados por la comunidad han logrado hacer ruido en las calles y socializar su petitorio.

A juicio de los protagonistas, éste mes ha sido “agotador” pero a su vez los ha unido mucho más en la lucha por las históricas demandas de un mejoramiento en la calidad de educación chilena.

 

Isla de Quinchao: “Ha sido agotador, pero nos hemos mantenido unidos”

El presidente comunal de la comuna de Quinchao, Ramón Alvarez, comentó que para ellos no sido fácil llevar el paro nacional, dado las características que presenta el territorio, el cual se encuentra compuesto por 9 islas. Relata que las mayores dificultades han sido la convocatoria y concentración de los profesores para asistir a las asambleas provinciales y comunales.

“Ha sido agotador, pero aún así nos hemos mantenido unidos y seguimos en pie. Hay profesores que viven acá en la Isla, y otros ( los de afuera) han estado obligados a residir en su lugar de trabajo. Sin embargo, hemos sabido llevar adelante la movilización y seguimos todos comprometidos en un 90 por ciento. Esperaremos hasta las últimas consecuencias, hasta que tengamos respuestas satisfactorias para nuestro gremio” señala el docente.

 

Curaco de Vélez: “Unión y paciencia, vamos bien encaminados”

El presidente del colegio de profesores de la comuna de Curaco de Vélez, Omar Rosas, explicó cómo ha sido la evolución del movimiento desde su génesis. “Partimos con una asamblea comunal en donde el 92% se adhirió al paro. Las primeras 3 semanas fue de completa armonía trabajando según lo planificado, pero la cuarta semana ya se puso más difícil”.

Relató que el problema se manifestó cuando la escuela rural Huyar Alto de la comuna de Curaco de Vélez, volvió a clases con una medida “anti sindical” por parte de sus directora, ya que buscó profesores externos para retomar las clases. A su vez ,comentó que durante ésta última semana el apoyo de los profesores bajó a un 80%. Aún así, la mayoría se mantiene firme a sus convicciones y seguirán luchando hasta que ésta lucha tenga un feliz término.

Curaco es una comuna en el 90% rural. Ha participado de todas las actividades provinciales. A su vez, han hecho material audiovisual para las Redes Sociales, en donde por medio de una cueca explicó a la comunidad qué está pasando con el movimiento de los profesores, de una manera gráfica y viral. “Sólo nos queda entregar un mensaje de unión y paciencia, vamos bien encaminados. Estoy seguro de que vamos a conseguir un buen porcentaje en nuestro petitorio. ¡Fuerza a los profes y firmeza en nuestra lucha!”, sentenció.

 

Chonchi: “Seguimos con fuerza y convicción en el movimiento”

La presidenta del colegio de profesores de la comuna de Chonchi, Javiera Lillo, comentó que todos los establecimientos de Chonchi se encuentran adheridos al paro (20 en su totalidad y 2 en un 50%). Durante estas 4 semanas de movilización se ha generado un movimiento muy potente e histórico, el cual les ha permitido unirse aún más como profesores, acercarse más a la comunidad a través de las diversas actividades, para así socializar los requerimientos y motivos de lucha.

 

Estamos muy contentos como comuna, sin embargo la mayor dificultad que han tenido ha sido la distancia propia del territorio. Javiera comenta que se han realizado asambleas comunales semanales, con el propósito de ir tanteando cómo van las acciones y así ir integrando las nuevas lineas de trabajo. “Los 200 profesores municipales que existen en la comuna de Chonchi, se encuentran disgregados en el territorio, por lo que reunirse todos, enfrentar las distancias y el mal tiempo, ha sido lo más complicado, sin embargo no ha sido impedimento para mantener la fuerza y la convicción frente al movimiento”, finalizó.