Compartir :

Jaime hace un llamado a la unión de los dirigentes Queilinos, frente a la posibilidad de perder el otorgamiento de los derechos de agua para la APR. Apunta sus dardos a las autoridades, y les pide que sostengan nuevamente reuniones para aclarar qué pasará con los derechos del agua, con las empresas involucradas y el futuro de la gestión del agua comunal.

El dirigente Huillche alza la voz y hace un crítica contra los dichos del Alcalde Queilino, Marcos Vargas, quien afirmó en la cuenta pública de hace unos pocos días atrás que “Cada vez queda menos gracias a Dios, para lograr solucionar el grave problema que han sufrido tod@s nuestros vecin@s (de Queilen) del radio urbano desde el año 2016 hasta hoy, respecto del uso y consumo del agua potable. Las obras físicas ya están 100% terminadas“.

A Juicio de Jaime “acá hay un punto mucho más serio, el cual hace alusión a los derechos de Agua”. Explica que a raíz de las investigaciones realizadas, descubrieron que la empresa Puduhue Spa solicitó los derechos de agua un mes antes que la Agua Potable Rural (APR) de Queilen. La multinacional ingresó el documento en Abril del 2018 y la APR en mayo del mismo año. “La Dirección General de Aguas (DGA) por lo general entrega el derecho de agua a quien lo solicita primero, y en este caso fue la empresa. Además, por la complejidad del tema, dicha respuesta estaría para fines de año, no para el próximo mes, como indicó el señor Alcalde”, señaló el dirigente Queilino.

También explicó que está la posibilidad que la DGA otorgue dos derechos de captación de agua en el río Mechay, por lo que la APR tendría que llegar a un acuerdo con la empresa. Sin embargó, puntualizó que “en el peor de los casos, de no llegar a un acuerdo con la empresa, el derecho de otorgamiento entraría en remate, y ahí si que estaríamos en crisis, ya que el APR de Queilen no tiene los recursos económicos para competir con este consorcio internacional”.

Finalizó afirmando que los dirigentes creen que “fuimos engañados por las autoridades” debido a que cuando tuvieron conversaciones respecto a éste mismo tema, estaba presente la Dirección de Obras Hidráulicas, el Gobernador de Chiloé, Fernando Bórquez y miembros de la intendencia, quienes hicieron un llamado a la calma, asegurando que no había de que preocuparse, ya que ellos se harían cargo del problema.

“En este momento estamos pasando un situación crítica con el agua potable para Queilen. Hago un llamado a los dirigentes sociales a que nos unamos con la ciudadanía y convoquemos a los distintos actores políticos y empresariales para poder conversar el problema y así llegar a buen puerto“, sentenció.