Compartir :

El pasado sábado 16 de febrero en Ancud se realizó una jornada informativa en defensa de Mar Brava por los avances en la construcción del Parque Eólico Chiloé. Esta nueva iniciativa fue convocada por el Movimiento de Defensa de Mar Brava, a la que asistieron organizaciones, vecinos y vecinas, con el objetivo de exponer nuevos antecedentes y acciones para continuar con la defensa del sector.

 

La actividad estuvo marcada por la entrega de nuevos antecedentes sobre el avance del proyecto, esto después que en junio del 2018 la Corte Suprema desestimó el recurso de casación presentado por el CECPAN, acción que buscaba anular la decisión del Tribunal Ambiental que daba luz verde a la construcción del proyecto el 22 de septiembre de 2017, nuevamente se abre la puerta para la construcción del Parque Eólico Chiloé, sobre esto Vannesa Duran, Vocera del movimiento, señaló “la jornada buscaba instalar nuevamente la problemática, pero también ir más allá del impacto en el sector de Mar Brava, planteando que esto se enmarca dentro de una propuesta a nivel nacional que es la definición de Chiloé como un destino de polo energético o en otras palabras de zona de sacrificio energética, donde se intentan instalar más de 9 parques eólicos desde Ancud hasta Quellón, lo que hay detrás es la instalación de una mega industria eólica”.

Los nuevos antecedentes incluyen la carretera eléctrica que cruzará Chiloé, esto dado que el año pasado inició con un proyecto de la empresa Transelec para aumentar la capacidad de transportar la energía desde la isla al continente, superando lo establecido y generando las condiciones para poder transportar la energía fuera de la Isla hacia el sistema Sistema Interconectado Central y del Norte que abastecerá la industria minera en el continente, sobre otros impactos, Vannesa Durán, explicó “la construcción de la carretera significará la apertura de caminos a zonas que actualmente abastecen de agua o tienen bosques vírgenes y además se estaría vulnerando la posibilidad de las comunidades a poder decidir sobre el tipo de desarrollo que quieren en su territorio”.

 

Sobre los próximas pasos de la empresa para iniciar los trabajos se encuentran, la solicitud de permisos sectoriales y permisos de construcción al Departamento de Obras de la Municipalidad de Ancud, con estos nuevos antecedentes la organización se prepara para nuevas acciones y hacer valer el rechazo unánime del Consejo Municipal de Ancud a la ubicación del proyecto durante la audiencia pública del concejo municipal de Ancud el pasado 16 de agosto del 2018.

 

Tras 5 años de campaña por la defensa de Mar Brava, diversas organizaciones territoriales, operadores de turismo, pescadores artesanales, agricultores, comunidades indígenas, activistas y políticos locales se ha mantenido en lucha por la defensa de Mar Brava y Chiloé, y desde ahí se ha trabajado en diversas acciones sociales, políticas, comunicacionales y legales, exponiendo los impactos sociales, económicos y medio ambientales que producirá la instalación de los 42 aerogeneradores de 150 metros de altura y del trazado de las torres de transmisión que conectan los sectores de Quilo y Choroihue.

 

Desde el movimiento por la Defensa de Mar Brava confirman su compromiso por la defensa del territorio y hacen un llamado amplio a la comunidad ancuditana y chilota a informarse sobre los impactos que significa transformar a Chiloé en un nuevo territorio industrial energético y las futuras acciones del movimiento.