Compartir :

    Luego de meses de negociaciones entre el Colegio de Profesores y el Mineduc, los docentes iniciaron hoy -lunes 3 de junio- un paro nacional de carácter indefinido. “Hemos llegado a esta instancia de paralización porque ya no nos queda otro recurso”, señala Julio, aclarando que la     intensión del paro nacional no es que dure ni se extienda, sin     embargo, esto dependerá del interés que tenga este gobierno de     dar respuesta a sus requerimientos.    
   

    A     su vez, hace un llamado a la unidad del gremio, y envía un mensaje aclaratorio hacia la opinión pública: “Acá no estamos pidiendo más plata ni mas bonos, estamos exigiendo un     reconocimiento para poder realizar mejor nuestra labor     educativa”.

El Colegio de Profesores entregó al gobierno un petitorio el año 2018 , basado en 12 puntos centrales . El 13 de mayo de 2019, el ejecutivo entregó su respuesta, la cual según el gremio de docentes, no respondió a casi ningún punto de los que se estaban discutiendo. Producto de eso, se dio el vamos al paro nacional por la educación.

En el documento emanado hacia el Ministerio de Educación (Mineduc) destacan las siguientes demandas: “La deuda histórica. El agobio laboral y el fortalecimiento del sentido educativo de la educación. La estabilidad laboral y los docentes a contrata. La igualdad de trato a todos los profesionales de la educación. El fin del doble proceso de evaluación docente. Una escuela democrática, profesional y especializada. Superar el tema de la educación estandarizada y sobre todo la nueva educación pública que ha sido abandonada por éste gobierno”, según expresa el VicePresidente Regional.

 

Julio hace énfasis en que lo más urgente son los pagos de bonos de retiro y retracto de carrera docente. Hay colegas que están falleciendo y aún no reciben su bono de retiro porque el proceso “se ha retrasado por parte del Mineduc, y la Ministra de Educación, Marcela Cubillos, quien vive en un mundo paralelo, promocionando su Aula Segura, y quitando los ramos de Educación Física y Ciencias Sociales, no es capaz de dar una respuesta certera”, asegura.

 

Apoyo Chilote

Julio comenta que en Chiloé existe una alta adhesión al paro Nacional, a pesar que hubo presiones de algunos directores y directoras de establecimientos que llamaron a realizar nuevamente la votación, sabiendo que el 22 de mayo (de 2019) el 95% de los profesores en Chiloé votaron en rechazo a la “paupérrima” respuesta del Mineduc, y se comprometían a participar de las movilizaciones que emanaran de la asamblea del 24 de mayo.

La intensión del paro nacional no es que dure ni se extienda, comenta el Magister en Educación, señalando que eso dependerá del interés que tenga este gobierno de dar respuesta a las necesidades y requerimientos. “Acá no estamos pidiendo más plata ni mas bonos, estamos pidiendo reconocimiento para poder realizar mejor nuestra labor educativa. Mejores situaciones de los profesores redundaran en mejores prácticas pedagógicas y eso es lo que hay que resaltar y explicar a la ciudadanía”, indica.

 

Para la semana de movilizaciones, los docentes esperan desplegar asambleas, marchas, actos artísticos, conservatorios; para que la ciudadanía vea que los profesores no se están movilizando por un tema sectorial, si no que algo transversal, que cruza a toda la sociedad.

 

Llamado a la Unidad

Julio hace un llamado a sus colegas de toda la región: “necesitamos unidad”. Señala que hoy más que nunca necesitan a todos los dirigentes comprometidos trabajando en conjunto por el bien de todas y todos. Hace énfasis en que requieren que la ciudadanía comprenda, que (en el gremio) están conscientes que no es un tema menor que las y los jóvenes no asistan a los establecimientos escolares. “A nosotros nos preocupa la falta a clases y no quisiéramos estar en estos escenarios. No obstante, venimos trabajando y planteando estas demandas hace mucho tiempo, pensando que éste gobierno iba a tener una disposición la cual no demostró. Hemos llegado a esta instancia de paralización porque ya no nos queda otro recurso”, dice.

Este gobierno no escucha a la ciudadanía ni las demandas sociales, porque es el gobierno de los empresarios, manifiesta el dirigente, resaltando que en éste país todo lo que hemos conseguido en beneficio de la población y de los sectores más vulnerables ha sido en la calle y con movilizaciones. Por ende, “esperamos la comprensión de los apoderados. Esta no es una lucha para llevarnos más plata al bolsillo, por el contrario, es una lucha por el sistema educacional público chileno, por los niños y por la sociedad del futuro que queremos construir”, finaliza.