Compartir :

El Liceo Politécnico de Castro, perteneciente a la Corporación de educación de Castro, lleva dos semanas en toma por un grupo indefinido de estudiantes los cuales se preocupan de mantener un trabajo diario de asambleas en pro de las demandas particulares del Liceo, y de las demandas externas, en torno al acontecer nacional.

Dentro de su metodología diaria de actividades, éstas se estructuran por medio de comisiones en varios ámbitos; desde limpieza, cocina, internado, botiquín de primeros auxilios y uso del Gimnasio. Dichos equipos son conformados por estudiantes de éste liceo, quienes “se cansaron de los abusos” y quisieron poner freno a dichas irregularidades por medio de la toma total del establecimiento.

Las y los alumnos que accedieron a esta entrevista, entregaron su testimonio de manera anónima, por temor a amenazas por parte de los funcionarios del establecimientos y una posible y posterior persecución.


El día a día de la Toma

En el cotidiano van planificando el trabajo de cada comisión, con actividades para el día desde conversaciones y discusiones de sus demandas, de la política local y nacional, jornadas deportivas, musicales y culturales. Además, tienen que preocuparse de gestionar el ingreso de las visitas, desde estudiantes, autoridades que quieren dialogar, hasta equipos de trabajo voluntario en apoyo desde diferentes áreas. Éstas decisiones se toman en base a reuniones o asambleas informativas.

Destacan que hubo una Asamblea Resolutiva con respecto a la idea de generar la toma, y no habrá otra por el momento. “Pensamos en seguir con la toma hasta el final”

Con respecto a esta “ayuda” , que han recibido “del exterior” como comentan las y los estudiantes, gran parte ha sido gestado por la Asamblea Social de Castro, desde los equipos de Derechos Humanos y Salud, compuestos por profesionales locales que de manera autónoma capacitan o atienden a éstos jóvenes en distintas áreas del conocimiento.

“Recibimos el apoyo del Equipo Jurídico de la Asamblea Social de Castro (A.S.C) , quienes nos orientaron en cómo dirigir nuestras demandas, y a su vez capacitarnos en llevarlas a cabo. comenta un estudiante de cuarto medio.”

“También vino el Equipos de Salud de la A.S.C, quienes nos hicieron un par de actividades. A mi me gustó mucho la sesión de Sonido Terapia. Fue muy relajante”, asegura la joven de tercero medio.

Los estudiantes destacan el clima ameno que se genera en el interior de la toma. “Acá todos los días discutimos temas, y nos escuchamos todos, sin pasarnos a llevar ni ofendernos por nuestras diferencias de opinión”.

Demandas internas

El corazón de ésta toma, radica en problemas internos desde acoso, hostigamiento y discriminación que poseen los estudiantes, por parte de algunos profesores, funcionarios y apoderados. “Al analizar nuestro entorno, nos dimos cuenta que hemos vivido muchas injusticias y abusos“, comenta con emoción una estudiante.

A su vez, también “tenemos las demandas externas, las cuales compartimos con los demás liceos y organizaciones de la sociedad civil. Nos acoplamos a éstas, ya que se vinculan entre las dos. Los que tienen más poder, pasa por encima de la gente que tiene menos poder. Eso mismo pasa acá dentro del Politécnico, entonces nuestra toma va en respuesta para enfrentar ésta situación.” comentan.

 

Reglas

Para llevar a cabo un orden dentro de la convivencia diaria del gran número de alumnos que mantienen tomado el establecimiento, existen normas que hay que respetar. “La más importante radican en prohibir el ingreso de alcohol o drogas al establecimiento, y a su vez el consumo de éstas sustancias. También se prohíbe tajante mente robar o destruir material del liceo. A su vez, también están las de carácter doméstico, entre las que destacan, mantener un lenguaje apropiado, un orden y una limpieza personal y grupal, entre otras.

“Las faltas por las clasificamos por colores. Entonces si alguien comente alguna, va ser sancionado y tendrá que recibir un castigo o si la falta lo a merita, la expulsión del reciento”.

 

Fake News o rumores respecto al Liceo

1) Falso: “Se consume Alcohol dentro del establecimiento”. Las y los estudiantes recalcan que un directivo del establecimiento Teresa de Los Andes, acusó que acá dentro se consume Alcohol. Eso no es verídico.

2) Falso: “Ir a tomar a la calle”. El grupo de alumnas y alumnos explica que “gente x” le llega con el rumor a los propios padres, de que los estudiantes salen a tomar, siendo que nos es verdad.

 

Otras reflexiones que deja la toma del Liceo Politécnico

En la historia del Liceo Politécnico los episodios de maltrato hacia el estudiantado están en la memoria, relatos marginales se cuentan de forma discreta en reuniones, en la calle, entre vecinas y vecinos. Hoy las estudiantes por  primera vez visibilizan de forma creativa y audaz lo que ocurre, se tensiona públicamente las conductas abusivas del profesorado. Si bien podemos reconocer que la educación en los colegios ha sido evolutiva en relación a los tratos hacia las estudiantes, la educación normativa deja una herida en la educación normalizando, los tirones de orejas, los malos tratos verbales, y otras conductas violentas que generaciones completas han soportado.

 

Los cambios que vive Chile estos días se expresa de muchas formas, las estudiantes no tienen miedo han dado nuevamente el primer paso, el profesorado y la comunidad escolar debiera reflexionar sobre sus prácticas, el cambio es cultural esta en marcha y es prudente revisar los tratos del profesorado dando paso a otras perspectivas de aprendizaje que positivamente fomentan espíritus autónomos y tratos decentes, que se funden sobre el amor, la ternura y la fraternidad.