Compartir :

Alrededor de 15 organizaciones de las comunas de Dalcahue y Castro constituyeron una mesa de trabajo con la firme decisión de terminar con los problemas medio ambientales que afectan a las familias residentes en Mocopulli y comunidades aledañas.

Juntas de vecinos, comités de agua, clubes deportivos, organizaciones culturales, centros de padres, comités de adulto mayor se  reunieron en dos ocasiones esta semana para abordar los diversos problemas que los aquejan derivados de la contaminación que provocan cinco vertederos industriales, otro de la municipalidad de Castro y  una planta de Cal.

Malos olores, contaminación de ríos y de napas subterráneas, proliferación de aves  carroñeras, ratones y una calidad de vida seriamente afectada son algunos de los problemas que desde hace muchos  años vienen sufriendo los habitantes de estos sectores.

Todo esto, señalan, ante una postura de total indiferencia de de los organismos que tienen como misión supervisar que este tipo de vertederos cumpla con las medidas ambientales y sanitarias correspondientes.

Se agrega a ello la falta de fiscalización  de los municipios de Castro y Dalcahue que permiten que varios de estos recintos operen  sin patente.

La basura domiciliaria de Castro , que ese municipio deposita en los límites con Dalcahue, es arrojada  sin ningún tipo de tratamiento, y pese a tener un sumario sanitario vigente no se advierte ninguna medida efectiva  para revertir su modalidad de trabajo.

Lo más preocupante para las comunidades afectadas es la operación de los vertederos industriales, que en total son cinco en Mocopulli, los cuales transgreden los reglamentos sanitarios , amparados por una pobre fiscalización de las entidades correspondientes,  que les permiten recibir desechos industriales de salmoneras y otras empresas de Chiloé e incluso de fuera de la provincia. Uno de ellos también recibe la basura domiciliaria de Ancud.

Una planta de Cal que se ubica en Puacura es otro foco de contaminación para el agua del rio que muchas familias utilizan para su diario consumo, sumado a un pestilente y constante mal olor que se percibe a varios kilómetros de distancia.

Desde hoy  las comunidades  de Mocopulli y otras iniciarán una serie de acciones de movilización social para que las autoridades correspondientes tomen reales medidas que solucionen estos graves problemas. La instalación de banderas negras  y lienzos irán apareciendo paulatinamente en los frontis de hogares y sitios estratégicos para sensibilizar a todo Chiloé .

Se aguarda una respuesta a una solicitud enviada por las organizaciones  al intendente y seremis de salud y medio ambiente para efectuar una reunión ampliada   el sector y en la que los pobladores exigirán medidas urgentes y concretas para erradicar estos severos  daños ambientales que sufren desde hace décadas.