Compartir :

 

El Conversatorio: “Las luchas por el agua en Nuestra América” fue realizado el pasado sábado 24 en la sede del Colegio de Profesores de Castro, el cual se enmarcó en el lanzamiento del libro (del mismo nombre),  escrito por el Movimiento de defensa del agua, la tierra y el medio ambiente (MODATIMA) en los últimos meses.

En la jornada participaron más de 40 personas de diferentes puntos del archipiélago, la actividad fue organizada por la Mesa por el Agua de Chiloé, moderada por Tamara Navarro (Mesa por el Agua de Chiloé), y contó con la participación de Alexander Panez (Modatima) y Fernanda Villarroel , ambas expusieron sus miradas de las experiencias locales, nacionales e internacionales sobre la lucha por el agua.

 

“Las luchas por el agua en Nuestra América”

Alexander Panez, miembro de Modatima, expuso que el libro recoge las experiencias de 6 países, “el objetivo central del libro es dar cuenta de los conflictos, que se hable desde las luchas, las trayectorias y reflexiones que dan los actores que se han enfrentado a gobiernos y empresas avanzado en el camino de la recuperación de un bien común fundamental como el agua.Otra lección que deja el libro, es que cualquier lucha por el agua debe tener un protagonismo popular, en la medida que hay movilizaciones populares más fuertes se logran conquistas.Sobre las conclusiones que deja el libro, nos comenta sobre la capacidad articuladora amplia que ha permitido a cada movimiento generar las fuerzas suficiente para llevar adelante sus demandas.

Alexander repasó brevemente dos ejemplos se lucha que se exponen en el libro y rescata en particular una frase de Oscar Olivera, quién protagonizó la guerra por el agua en Cochabamba, Bolivia, en donde lograron recuperar una empresa pública. Una de sus reflexiones es que según comenta “ganamos la guerra pero perdimos el agua” esto tras dar cuenta que la administración al final quedó en manos del Estado.En Uruguay comentó el expositor, “la reforma constitucional consagró el agua como un derecho, y que pese a gobiernos progresistas están en el poder político han intentado generar privatizaciones”.

 

 

Fernanda Villarroel, expuso sobre la crisis hídrica en el archipiélago y la experiencia que están viviendo los vecinos y vecinas de Catruman, comentò que “la experiencia de la Red participativa de Agua en Catruman, es un proyecto de bajo costo, en donde la gestión del agua recae en las organizaciones”.  Según Fernanda, la aplicación de medidas cortoplacistas como los camiones aljibes, la principal causa de la crisis está dado por el modelo productivo extractivista. “El problema del agua pasa por la gestión del agua y por un asistencialismo del Estado, claro ejemplo de ello sin los camiones aljibes.

Dentro de las conclusiones que se plantearon fueron que “la gestión de cuencas es una de las alternativas, la gestión local del agua es fundamental es una coordinación entre diferentes actores que son partes de la cuenca, una mirada integral de la gestión del agua”.