Compartir :

 

  • Dafne Mercado (56) es nacida y crecida en Castro. Vecina histórica del sector la ‘plazuela de Gamboa’, correspondiente a la meseta Central de Castro. Afirma que ve con tristeza como ha ido cambiando el casco histórico. Da conocer su molestia frente a la modificación del Plan Regulador, el cual contemplaría las posibilidad de hacer edificaciones superiores a 16 metros, según expresa . Dicho informe será presentado a la comunidad durante este mes. “Como vecinos no vamos a dejar de luchar para que no nos cambien el Plan Regulador”, afirma.

 

La artesana señala que el municipio, a través del Plan Regulador, debería mantener la altura de edificación en 16 metros y así procurar la mantención de las iglesias dentro del patrimonio de la humanidad nombrado por la Unesco. A su vez, expone que no quiere edificios en el centro de la ciudad, debido a que las casas se pudren con estas “moles de cemento” . “Nos van a tapar la vista” , agrega.

 

“Me preocupa que cerca de mi casa hayan edificios grandes, ya que éstas moles nos tapen la luz, no humedecen las casas y hace que se pudran las maderas. Lo más importante para mi es mantener mi hogar que tanto me ha costado. Le pido a las autoridades que nos dejen en paz con el famoso ‘Plan Regulador’. Hace muchos años que está hecho y ahora nuevamente quieren modificarlo para beneficio de las inmobiliarias. Como vecinos estamos cansados de luchar siempre por lo mismo. Queremos mantener las normas del plan regulador, no queremos que lo cambien”.

De no encontrar una salida a ésta problemática de gentrificación, en el cual los vecinos de un sector tradicional ven afectado su entorno debido a la irrupción de nuevas construcciones ajenas al territorio, los vecinos no descartan interponer recursos de protección en contra del Municipio Castreño.

La propuesta del nuevo Plan Regulador será presentada a los concejales el próximo 7 de julio, quienes tendrán hasta el 13 de julio para tomar una decisión. Cabe recordar que el Estado de Chile tiene un compromiso ante la Unesco de proteger las Iglesias y su entorno como Sitio Patrimonio de la Humanidad. Lo que significa no permitir más construcciones mayores a 16 metros. De no ser así, arriesga a que las iglesias de Chiloé pierdan el título de ser Patrimonio de la Humanidad.