Compartir :

 

Cada 40 segundos se suicida una persona en el mundo. En Chile, 1 de cada 4 habitantes tiene una enfermedad de salud mental, según los datos obtenidos de la Fundación ProCultura. Frente a ésto nos preguntamos, ¿ qué sucede con la salud mental de los grupos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGTBI ) ?

Frente a la duda planteada, el representante de Mogaleth, una organización de diversidad sexual presente en la región de los Lagos, Miguel Ángel Maldonado Catalán (34) nos respondió que: en primera instancia, la temática de diversidad sexual queda excluida de la problemática. En segundo ámbito, las minorías sufren una discriminación latente. Y tercero, al no existir las variables de orientación sexual y de identidad de género no se puede identificar el numero real de personas de la comunidad LGTBI que sufren de depresión o de riesgo suicida.

 

Panorama local: Chiloé machista

En el contexto de la salud mental, la temática de diversidad sexual queda excluida de la problemática que debe abordarse. “Es por eso que nosotros como organización de LGTBI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) ponemos un énfasis para generar trabajo colaborativo con otras instituciones para generar estrategias de prevención y también de seguimiento a personas de las comunidades LGTBI que puedan estar padeciendo algún tipo de enfermedad de salud mental”, explica el vocero de la Mogaleth.

 

La provincia de Chiloé, no cuenta con un dato duro referente a lo específico en diversidad sexual “Por lo mismo que como organización buscamos que Salud comience hacerse parte de éste levantamiento de datos. Sabemos que en la comunidad de Chiloé existe un gran índice de machismo, situación la cual, podría vulnerar a la diversidad sexual”, asegura Miguel.

Además, la complejidad geográfica de la región de los Lagos, también se puede tomar como una variable que contribuye a la marginación.  “Por lo general las personas que viven en comunas aisladas, tienen menos oportunidades de compartir con pares y reconocerse como LGTBI. Una de las herramientas importantes, es justamente el poder entablar relaciones sociales con personas que también son de la diversidad, para así poder bajar los niveles de ansiedad o de exclusión que puedan estar viviendo” asegura.

 

LGTBI: Un grupo vulnerable

Los estudios mencionan que las personas que se reconocen dentro de la categoría de diversidad sexual, son un grupo vulnerable y específico dentro de las problemáticas de Salud, comenta Miguel, ” no por el hecho de la orientación sexual y identidad de género, si no por la discriminación latente que evidenciamos en lo cotidiano de nuestras vidas”.

 

 

“Lo indices de depresión y suicidio en población LGBTI es un número importante, que debe ser constantemente observado para así poder cuantificar ésta área. En la región de los Lagos con la Mesa de Salud Mental, hemos venido trabajando hace más de 3 años, con el objetivo de intervenir y generar estrategias de trabajo en el territorio. Esto, debido a que identificamos que la población LGTBI tiene factores de riesgo que escapan del manejo habitual y de las herramientas que poseen los funcionarios de salud. Es por lo mismo, que hemos estado ahí, generando un enfoque de trabajo directo hacia personas Gays, bisexuales, trans… (etc), para poder apoyar en las temáticas de salud mental a los diferentes grupos”.

Al no existir las variables de orientación sexual y de identidad de género, no se puede identificar el numero real de personas de la comunidad LGTBI que sufren de depresión o de riesgo suicida. Sin embargo, si existen algunos indicadores que son los factores de riesgos, en donde la población LGTBI se encuentra situada. Ésta tiene que ver con la marginación social que pueden estar viviendo. “El proceso de salir del closet, puede manifestar algún tipo de depresión”.

 

Además de algún tipo de exclusión social en el que puedan estar situados, que puede provenir desde el entorno familiar, social o laboral. A raíz de éstas mismas situaciones, es que nosotros como organización debemos colocar énfasis en un trabajo que logre llegar a las diferentes comunidades de la diversidad sexual.

 

Ley de Identidad de Género

Dentro de la contingencia de la entrada en vigencia de la Ley de identidad de género y el convenio colaborativo entre la organización y el Registro Civil, el cual posibilitó la instancia de conversar con los Oficiales Civiles respecto a temáticas históricas de vulneración de derechos y de cómo estas afectaban a las minorías. “Hoy se espera con ansias para seguir generando cambios. El reconocimiento de la identidad de género juega un rol clave para promover la salud desde sus distintos ámbitos”, sentencia Miguel.