Compartir :

Por Luis Ruiz Subiabre

En una fugaz visita del presidente Piñera a la Región de Los Lagos, el pasado 21 de febrero, se presentó el Plan de Desarrollo para la Región de Los Lagos el cual contempla una inversión total de USD 5.784 millones en 8 años.

 

El Gobierno intenta presentar el Plan como un hecho de gran relevancia para la Región y en particular para la Provincia de Chiloé, así lo han señalado en diferentes medios el Intendente, Harry Jürgensen, y el Gobernador, Fernando Bórquez, exponiendo que un tercio de los recursos corresponden a inversión en Chiloé, monto que rondaría los USD 2 mil millones, sin embargo el Plan está lejos de lo enunciado, se reduce a enumerar proyecto que ya están en marcha hace años. En cifras lo central del Plan para Chiloé son el Puente de Chacao y la doble vía que cruzará Chiloé, ambas inversiones no son demandas de los y las chilotas ni solucionan los problemas más sentidos del archipiélago salud, educación, empleo.

En efecto, cerca del 40% del presupuesto total de la inversión para los próximos 8 años para la Provincia de Chiloé, se destinan a la construcción del Puente Chacao. Con ese monto se podrían haber construido 5 hospitales como el de Ancud, esto considerando que las necesidades actuales, donde la lista de espera para atenciones médicas/hospitalarias durante el año 2018 aumentó al 12,3% subiendo de 15.900 a 17.900 las solicitudes sin resolver los problemas de salud que aquejan a la población chilota.  

 

Ahora, ¿en qué consiste el Plan de Inversión en Chiloé?

 

Puente de Chacao: 443.000 millones de pesos

Reposición Puente Quilo: 9.821 millones de pesos

Construcción Borde Costero Ichuac: 2.700 millones de pesos

Construcción By-pass Castro: 32.979 millones de pesos

Concesión vial Ruta Longitudinal de Chiloé (106 km):

Construcción Complejo Deportivo Cancha Rayada, Castro: 1.553 millones de pesos

 

Nuevo Hospital de Ancud: 87.206 millones de pesos

Nuevo Hospital de Queilen: 16.995 millones de pesos

Nuevo Hospital de Quellón:  52.009 millones de pesos

Liceos Bicentenarios Castro, Chonchi y Dalcahue:

Finalizar construcciones de Jardines Infantiles (Castro y Quellón)

Construcción Sede Universidad de Los Lagos: 7.144 millones de pesos

Habilitación 40 viviendas tuteladas adulto mayor en Castro y Quellón: 1.204 millones de pesos

5 nuevos Sistemas de Agua Potable Rural (APR)

 

Recuperación de suelo degradado

Ampliación de programa de riego

Programa tecnológico para la Agricultura

Cultivo en áreas de manejo y concesiones acuícolas

Nuevos artes de pesca

Desarrollar 3 programas de diversificación

Alcanzar un 20% de la oferta de leña seca

 

En resumen, una gran lista de supermercado que contempla en su mayoría inversiones que ya han sido anunciadas y que el Gobierno de turno intenta hacer suyas, esta lista es más bien un cúmulo de proyectos aislados que han avanzado por diferentes caminos institucionales y que en el caso de salud, educación y conectividad interna, son las mismas comunidades que han ido avanzando en las demandas, las que han demorado décadas en algunos casos como una Universidad para Chiloé, en tal sentido, el Presidente de Federación de Uniones Comunales de Juntas de Vecinos Rurales de Chiloé (Feucoruch), Daniel Pantoja, así lo expresa en su balance sobre la iniciativa, señalando “No es ninguna novedad, o sea, son pequeños proyectos que ya hace muchos años debieron haberse hecho, el puente de Quilo lleva 10 u 8 años desde que se va a construir, no son noticias relevantes para nosotros”.

 

Hasta acá vemos que el lanzamiento del Plan de Desarrollo Región de Los Lagos, es más bien una campaña comunicacional que intenta tomar proyectos que están en curso e intentar demostrar que son de este Gobierno para pretender paliar la postergación histórica de Chiloé y que en este Gobierno se ha acentuado.

 

El grueso de la inversión no es para los chilotes y chilotas

 

Dos son los proyectos centrales del Gobierno: el Puente de Chacao y la doble vía, ambos dan cuenta de una mirada que reduce el desarrollo a lo económico a la hora de invertir en Chiloé, el Gobierno se equivoca al presentar las inversiones como un “desarrollo” para Chiloé y sus habitantes, el factor central, está fuera de todo el relato que intenta expresar el Gobierno y autoridades locales, el desarrollo de las comunidades y eso,  no cambia en nada el estado de postergación que viven los habitantes de Chiloé, no cambia las desigualdades y se sigue con más del 50% de quienes tienen empleo con un sueldo inferior a 379.673 pesos, con trabajos precarios, con una industria acuícola que ha y sigue generando graves daños ambientales aún no dimensionados y un centralismo que restringe la posibilidad a Chiloé para encontrar soluciones a sus problemas.

 

Las aspiraciones de las miles de personas que habitan el archipiélago pasan por tener acceso a un mejor estándar de vida, lo que se propone con esta supuesta iniciativa de desarrollo es seguir dependiendo del Gobierno central y de una vocación económica agotada, postergando cualquier posibilidad de un desarrollo de carácter local, y por ende que Chiloé puede encontrar un camino de acuerdos a sus capacidades y al contexto local que le permitan construir una alternativa, con lo que queda nuevamente a la espera de lo que se defina en algún otro centro de poder nacional o internacional.

 

Detrás de la lista de inversión no existe ningún eje que dé cuenta de un Plan de Desarrollo para Chiloé, ¿por qué?, principalmente porque no es ahí donde se juega el futuro de la orientación productiva de Chiloé según este Gobierno, sino en la gran inversión privada, quedamos así una vez más a la voluntad del plan de la inversión extranjera.