Compartir :

 

  • Según el Presidente de la Federación de la Industria de trabajadores del Salmón, Gustavo Cortés, de llevarse a cabo la la reducción de la jornada laboral, ésta contribuiría profundamente al desarrollo del buen vivir. Además, sería un gran aporte para todos los trabajadores y a su vez, para el bienestar de sus familias.  Más aún, en un gremio en el cual  está normalizado trabajar entre 10 y 12 horas, más la hora y media de traslado, es decir más de 13 horas en función del trabajo.

 

  • El sindicalista cree fehacientemente que si se bajara la jornada laboral, se produciría más, ya que asegura que cuando recién se llega al turno, hay mayor motivación y energía, pero luego de 11 horas seguidas, la productividad disminuye. Para finalizar, Gustavo comenta que de tener más tiempo, lo invertiría en disfrutarlo con su familia, en las cosas simples de la vida.

 

El mes de agosto ha estado marcado por el debate de la reducción de la jornada laboral que ha planteado la Diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, apoyada por Convergencia Social (partido en formación, parte del Frente Amplio) el cual ha obligado al oficialismo y al empresariado a entregar una postura frente al tema. El resultado de ésto ha sido una discusión respecto a la modificación del Código del Trabajo, en lo puntual, sobre el horario y la prolongación de la jornada laboral en el país.

 

#VamosPorLas40Horas

Es importante aclarar que Chile aparece como el quinto país menos productivo conforme a las cifras entregadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y, al mismo tiempo, quinto en el listado de los países con jornadas laborales más extensas.

Ahora bien, el 1 de enero del año 2005 en Chile se redujo la jornada laboral de 48 a 45 horas. Según los datos de los informes de la Dirección del Trabajo, durante ese año (2005) la productividad aumentó, centrándose en las micro, pequeñas y medianas empresas. La tendencia actual es que los países con mejorar calidad de vida y mayor productividad, tengan menos horas de trabajo. En Latinoamericana, Ecuador está siendo pionero en querer rebajar su jornada de 40 a 35 horas semanales.

El proyecto de ley de reducción de jornada laboral propone conciliar mejor la vida laboral y familiar de las personas. Para esto: Rebaja las horas de trabajo de 45 a 40 horas semanales. Determina que no se podrá disminuir la remuneración actual de los y las trabajadoras. El proyecto busca el beneficio de todas las personas, y así lo explica en su plataforma virtual. “En primer lugar de las y los trabajadores que tendrán jornadas de trabajo más cortas, pudiendo volver antes a sus casas para dedicar más tiempo a sus familias u otras actividades”.

A su vez, la iniciativa busca mejorar la calidad de vida de las personas. “Jornadas de trabajo más cortas permiten más tiempo en familia, con amigos o para dedicarlo a actividades personales”. También pretende mejorar la salud, “Mientras más larga la jornada laboral, más riesgo de enfermedades y aumento en probabilidad de sufrir accidentes”. A demás, generar más empleos más empleo “Al acortar las jornadas, muchos trabajos con turnos necesitarían más personal. Economistas prevén un aumento del número de trabajadores empleados de entre 5% y 8%, que implicaría más empleos para 200.000 a 300.000 trabajadores”.Y por último, plantea mejorar la productividad “Según estudios, mejores condiciones laborales aumentarían la productividad laboral, ya que las y los trabajadores estarán más satisfechos”.

 

Reducción de la jornada laboral: “Un aporte para el bienestar de las familias”

Gustavo Cortés (53) Preside la Federación de la Industria de trabajadores del Salmón de Quellón y es además encargado de Comunicaciones de la Confederación Nacional de trabajadores de la Industria del Salmonera y de Miticultura. Trabaja en la Planta de Procesos Primaria Río Dulce, perteneciente al Holding de Marine Farm . El sindicalista comenta su visión respecto al proyecto que busca disminuir la jornada laboral en 5 horas, reduciendo de las 45 horas actuales a 40 horas.

Gustavo comienza comentando que la mayoría de sus colegas viven en comunas aledañas a la de su lugar de trabajo y tiene que viajar más de 45 minutos para llegar a “la pega” , es decir una hora y media al día en traslado para llegar a laborar.  “Sería muy importante que ésta iniciativa se llevara a cabo, ya que podríamos pasar más tiempo con nuestras familias. Tengo colegas que pasan entre 10 y 12 horas en la planta, es decir, más de la mitad del día en función de su trabajo.

El Presidente de la Federación señala no estar de acuerdo con la jornada laboral actual, ya que sus colegas tienen turnos rotativos, lo que genera que se disminuya mucho el tiempo de calidad que se pasa con la familia. Respecto al sueldo que reciben, para poder llegar a tener algo digno, Gustavo comenta que prácticamente están obligados a trabajar hasta 4 horas extras, de lo contrario vienen las amenazas con despidos o la no renovación del contrato.

 

Sin embargo, aunque él y sus colegas están a favor de que la jornada laboral se disminuya y se conserven los sueldo, cree que ningún empleador estaría de acuerdo con ésta medida, ya que para ellos, “ojalá los empleados pasaran la mayor cantidad de tiempo posible trabajando. Más aún en la industria del salmón, donde se ha normalizado trabajar mínimo dos horas extras por jornada. 

 

Menos horas trabajadas: “más productividad laboral, mejor calidad de vida”

El dirigente afirma que no es lo mismo estar 12 horas trabajando (prácticamente obligado) a pasar a tener una jornada más flexible de 6 horas. A su vez señala que la jornada corta sería más productiva y eso está demostrado. “Cuando uno recién llega a trabajar al turno, produce más porque viene inyectado de energía, pero luego de las 11 horas seguidas laborando, uno nota el cansancio y la productividad claramente disminuye. Uno se pone a pensar en la familia, en los temas de la casa. Estoy seguro que a menor cantidad de tiempo, más productivos serán los trabajadores”, indica.

El encargado de comunicaciones de la Confederación Nacional de Trabajadores de la Industria del Salmonera hace referencia a qué haría con esas horas menos de trabajo que tendrían, de llevarse acabo la iniciativa. “Yo creo que le dedicaría más tiempo al descanso o a la familia. Los trabajadores de la industria del salmón, muchas veces no pueden estar presente en instancias importantes de acompañamiento familiar que mejoren la calidad de vida , como llevar a sus hijos al control médico, o asistir a las reuniones de apoderados. Darse el tiempo para disfrutar de las cosas simples de la vida: Salir a caminar, comer juntos, ir al cine. “Hoy en día lo que más necesita la gente es descansar del ritmo de vida acelerado”, sentencia.