Compartir :

A raíz del caso del sujetó que agredió y violó a su expareja a fines de marzo en Chiloé, debido a que esta había comenzó una relación amorosa con otra mujer, Miguel Maldonado, Presidente de Mogaleth se refirió a la problemática que existe en la Isla de Chiloé frente a la discriminación y odio hacia las comunidades de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGTBI).

 

Miguel Ángel Maldonado Catalán, (33) de profesión administrador, es el presidente del Movimiento de Gay’s , Lesbianas, Transexuales, y heterosexuales (Mogaleth) que trabaja en la Región de los Lagos. “Vemos que Chiloé está más retrasados (a nivel país) en las demandas de la comunidad. Por ejemplo, en Puerto Montt y Osorno hay una visibilidad de la diversidad sexual, hubo logros en los espacios de salud y educación, pero Chiloé se sigue quedando a la deriva en abordar las temáticas de diversidad sexual”, indicó el presidente.

 

En relación al caso de la situación de agresión ocurrida en Chiloé, Miguel explicó que lo que busca este hombre es castigar a un cuerpo que siente como de él (o propio). “Busca es corregir a ésta persona por haber tenido una relación lésbica. Es por eso que las violaciones colectivas deberían estar dentro del contexto de la ley Zamudio. Estas violaciones correctivas” para demostrar que ella como mujer lesbiana, debiera ser una mujer heterosexual”.

 

En relación al trato que recibe la comunidad transgénero por la población en general, el presidente del movimiento de diversidad sexual de la Región de los Lagos indicó que las organizaciones han tenido como foco que Chiloé incorpore un protocolo de acompañamiento a las personas transgénero. “Hemos detectado que en algunos lugares existe el  es conocimiento a lo que es la identidad de género, lo que produce discriminaciones hacia la comunidad. Sin embargo, no podemos dejar de lado que en el último año se han hecho un par de intervenciones con funcionarios de salud, en una búsqueda de abordar un trabajo con la comunidad transgénero”.

 

Ley Zamudio

 

Miguel indicó que la Ley Zamudio (20.609) que refiere a las situaciones de discriminación, es una normativa que en este minuto para las organizaciones de diversidad sexual es bastante deficiente en cuanto a materia de discriminación. “Es un proyecto que debiera ser mejorado, incluir sanciones, incorporar causales, en donde sucedan situaciones como el caso que ocurrió la semana pasada en Chiloé”.

 

“Desde las organizaciones hemos visto que esta Ley, se acciona frente a ciertas situaciones, no es preventiva, no sanciona con penas a todas las personas que ejecutan acciones de violencia. Las violaciones correctivas que ocurren a mujeres lesbianas es una realidad que se ha ido visibilizando paulatinamente en nuestro país, pero no están incorporados en la Ley Zamudio”.

A modo de cierre, Miguel hace una crítica hacia los discursos de odio que existe en los medios de comunicación y en cargos de poder. “Las organizaciones hemos ido haciendo un trabajo y consiguiendo logros respectos a las diferentes demandas de la comunidad. Sin embargo, vemos como se levantan discursos de odio en los medios de comunicación y en cargos de poder. Cuando las autoridades muestran posturas que generan odio hacia las comunidades LGTBI, es mucho más probable que grupos radicales y violentos se manifiesten de forma agresiva contra nosotros” sentenció.