Compartir :

 

Sergio Ventura Andrade Faulbaul de 67 años, es profesor normalista. Sin pecar de vanidoso, cree ser uno de los docentes con mayor cantidad de años de servicio en la Isla de Chiloé. Comenzó a laburar a los 18 años y lleva 48 de funciones. “No soy el más anciano, pero soy el que tengo más años de servicios. El ‘tío Vencho’ como lo apodan sus cercanos, hizo sus estudios de profesor normalista “en la gloriosa Escuela Normal Rural de Ancud”. Comenzó su carrera el 22 de abril de 1971, en la Escuela de Chacao y desde ahí ha trabajado toda su vida en distintos establecimientos educacionales de la Isla Grande.

Con respecto a la actual movilización, tiene una postura critica, sobre los dichos emitidos por el presidente nacional del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, en miércoles pasado. A su vez,  entrega su apoyo a los colegas (61% de los docentes insulares) que aún siguen resistiendo la lucha.

 

Deuda Histórica, salud mental y otras yerbas

Los fundamentos de lo que se denomina deuda histórica se remontan a 1981, año en que decididamente no se cumplió el Decreto Ley Nº 3.551 de 1981, que dispuso un reajuste del sueldo base al sector público. “En tiempos de la dictadura militar, se comenzó a poner en desmedro la labor de los docentes, y sus sueldos” señala el profesor.

El tío Vencho, asegura que la deuda histórica, paso a ser un caballito de batalla, y que lamentablemente no han visto resultados positivos respecto al tema. Sin embargo, este problema es parte de una cuestión mayor, de fondo. “Es una Sinvergüenzura el trato que recibimos. Los docentes, aparte de dedicarse a sus funciones de hacer clases, tienen que prácticamente sostener el establecimiento, relacionarse con los apoderados, con la comunidad, y además, son presionados por la famosa evaluación docente. Es una falta de respecto el trato que se nos da como empleados públicos. La esclavitud terminó hace ya varios años, pero aquí seguimos trabajando como verdaderos esclavos”.

El destacado profesor se reconoce como “chilote 100% y como un Pati’ Pelao’, y con mucho orgullo. Pero un Pati’ Pelao’ trabajador, y entregado a la ardua misión que es educar en Chile”. Señala que actualmente se encuentra con licencia psiquiátrica porque ya no soportaba más la situación. “Creo que le 90% de los profesores de Chile debería estar con licencia”, indica con un profundo descontento.

 

 

Entre sus últimas críticas, resalta que “el sistema económico que tenemos en nefasto”. Finaliza afirmando que ésta lucha no pasa por temas de plata, si no que reconocer con dignidad la labor que generamos. “La sociedad de Chile debe reconocer la dignidad del profesor, esa es la deuda histórica”.