Compartir :

Son momentos críticos a nivel local, en medio de un debate insular diversas organizaciones chilotas han apuntado a la prevención frente a la pandemia mundial del Covid-19. Un nuevo error no forzado expone al Gobierno a nivel local, Germán Echeverria Prieto (UDI), dejó el cargo de Director del Servicio de Salud Chiloé, el cual había asumido en septiembre del 2019, al hecho se suma la salida de Francisco Ricauter como Director de Hospital de Castro hace unas semanas, la situación desnuda las enormes dificultades que tendría la institucionalidad en medio de la crisis.


 

En plena pandemia mundial del Covid-19, en Estado de Catástrofe desde el 18 de marzo, a nivel regional la intendencia lanzó el Plan de Control Sanitario, mientras a nivel comunal en Castro se dictó Emergencia Sanitaria Comunal, en medio de las medidas del Gobierno ocurre un movimiento de directorio del Servicio de Salud Chiloé el cual deja en incertidumbre a todo el personal.

 

La actual crisis sanitaria ha dejado al desnudo la crisis institucional que aqueja a la Red de Salud de Chiloé, el hecho que el Hospital Base de Castro no daría abasto con su infraestructura médica para soportar la epidemia global, esto por contar con un pabellón saturado y menos de 5 camas disponibles para recibir pacientes críticos, se suma ahora la salida de Germán Echeverria Prieto como Director del Servicio de Salud, de manera obligada.

 

 

En un correo enviado por el mismo Echeverria, se evidenciaría su salida, dejando en claro que le solicitaron “la renuncia no voluntaria al cargo de de Director del Servicio de Salud”.

 

Doctor Luis Ferrada en la mira por maltrato laboral

Desde el mundo de los y las trabajadoras del Hospital de Castro, se ve con cierta desconfianza ésta salida, indican que Echeverría, estaba “comenzando a hacer bien su pega” por lo que debe haber incomodado a “las mafias” que hay dentro del hospital.

 

Lo que causa mayor preocupación, es que dentro de los nombres que se barajan para asumir la dirección del Servicio, estaría el  del doctor Ferrada, quien según indican fuentes que no quieren dar su identificación por miedo a persecuciones laborales, afirman que sería una persona déspota, que persigue laboralmente y estaría dentro del circulo vicioso del Hospital. “De llegar Ferrada, comenzará el miedo colectivo, las persecuciones, el amiguismo”, añadieron.

 

Movimientos dentro del Hospital de Castro

Por otro lado, otro hecho que marcó la agenda en el área de salud, fue la salida del ex director del Hospital Francisco Ricauter ( quien sería del círculo de hierro de Ferrada, Vejar, y otros). En su reemplazo, asumió como director el doctor Alberto Caballero y como subdirector médico el doctor Martin Werner. Esta nueva dupla, le da aires de renovación al hospital, según indican algunos trabajadores. “Los doctores Caballero y Werner, nos dan mayor confianza. Tiene mucho mejor trato con sus colegas, y lo principal,  con los paciente”. indican fuentes anónimas desde dentro del Hospital de Castro.

Sin embargo, todo cambió el viernes 20 de marzo. Frente a renuncia de Echeverría, y por la posible llegada de Ferrada y compañia nuevamente al poder del Servicio de Salud, el doctor Caballero, decidió renunciar a su cargo de director (s) del Hospital de Castro.

Fuentes anónimas nos comentaron, que el doctor no dejo el cargo por “dejar botado el buque” , ni tampoco por no saber cómo manejar la dirección ( puesto que ya tenía la experiencia de haber sido sub director del mismo hospital en el periodo 2017- 2018), si no que, no quería enfrentarse nuevamente al equipo de Ferrada y compañía, quienes en el pasado, ya le habían “complicado la vida dentro del hospital”, Por otro lado, el sub director (s) Martín Werner, presentó un lumbago agudo el día viernes, y se encuentra con licencia médica.