Compartir :

Las empresas salmoneras están proyectando una imagen hacia la opinión pública en la que están tomando medidas serias y responsables para enfrentar la pandemia del virus Covid-19. En contraste, desde el mundo sindical apuntan que son escasas las medidas de seguridad, que las líneas de producción continúan igual. Temen por sus vidas, la de sus familias, y por el contagio de la población Chilota.


Los trabajadores reclaman que ellos siguen trabajando de manera normal. Aunque las empresas han tomado algunas medidas de “precaución” como “evitar que los turnos entrantes y salientes se encuentren”, “desinfección de las ropa”, y la “entrega de mascarillas en los buses”, los salmoneros reclaman que éstas medidas no son suficientes.

“Resulta que cuando entramos al turno, dentro de la sección hay más de 100 personas trabajando en un espacio reducido y ahí es cuando se les cae toda la postura de conciencia frente a la crisis sanitaria que quieren instalar”, asegura el trabajador salmonero. Como trabajadores y trabajadoras creen que si dentro de una planta, hay 50 personas trabajando, deberían separarlas en grupos pequeños(…) “por lo menos, o modificar los turnos como se ha hecho en otros lados. Pero eso es lo que no se está viendo”.

 

Los productores se preguntan , ¿Irán a parar los turnos de noche?, ¿ tomaran las empresas una postura con mayor compromiso humano?. “Si no toman medidas más concretas y responsables, en algún momento van a encontrar algún contagiado dentro de la empresa y la van a tener que parar de manera definitiva”, indica.

 

En el fondo, Las empresas salmoneras, por no querer  bajar la producción que deja cifras multimillonarias para los dueños extranjeros, están poniendo en peligro la vida de los trabajadores, de sus familias y de todos los habitantes del Archipiélago.