Compartir :

El fin de semana pasado, estuvo marcado por detenciones por parte de las fuerzas policiales en las manifestaciones pacíficas de secundarios de Castro. Los hechos se originaron en marchas -no autorizadas- siendo catalogados por la fiscalía como “desórdenes en vía pública y detenciones del tránsito autorizadas”.

 

Las y los jóvenes detenidos pasaron la noche en la segunda comisaria, y denunciando un actuar poco ético e irregular por parte de Carabineros. Además, hay una investigación en curso, por manchar con “pintura” una reja del árbol de navidad de la plaza,  por lo cual ( de afirmarse la tesis de la fiscalía) debería pagar cerca de 2 millones de pesos. Dicha medida,parece exagerada para fuentes jurídica, quienes señalan “exageración” en la interpretación de los hechos por parte de la fiscalía. 


 

Fuerza Policial, que por éstos días no se encuentra lejos de esos oscuros y lúgubres pasajes de la historia Chilena y latinoamericana. Dicha institución que debería “ser del débil el protector” se encuentra en el ojo del huracán, con denuncias de una sociedad que ha registrado los abusos y violaciones a los derechos humanos sistemáticas, organismos internacionales que así lo confirman.

No obstante, en el Archipiélago de Chiloé no ha tenido la misma intensidad de represión que han sufrido los compatriotas de las grandes urbes. Sin embargo, ésto no quita que “las fuerzas del orden público” se encuentren reprimiendo las manifestaciones de los secundarios, motor del estallido social. 

 

Si manifestarse es un delito, expresarse es un pecado

Diego y Javiera son estudiantes de Liceo Politécnico de Catro y del Liceo Francisco Colane, respectivamente. Ambos, líderes estudiantiles, y activos en las tomas y lucha que han llevado los estudiantes en la comuna. El día domingo se encontraban manifestándose pacíficamente en la plaza de Castro.

Comentan que están conscientes que la marcha no estaba autorizada. En un momento el grupo se dispersó, uno fueron a tirarle pintura a la reja del árbol, otros se tomaron la esquina del BCI, deteniendo el tránsito de manera momentánea. “Yo no estuve involucrado cuando le tiraron pintura al árbol, estaba en la calle. En ese momento un taxista me tiró el auto encima y yo lo encaré. Se bajó y comenzó a seguirme e insultarme. Yo arranqué. Fue en ese momento cuando llegaron más de 20 policias y me detuvieron, golpearon. Me sacaron la chucha (sic) (…) comenta Diego.

En tanto, Javiera, al ver lo que estaba sucediendo con su compañero, fue a defenderlo. “En ese momento una carabinera violentamente me agarró el peló, me lo jaló y me tiró al carro de policia. Los hechos ocurrieron el día domingo a las 13:00 horas. Ambos jóvenes fueron llevados a un control de detención a la segunda comisaria de carabineros de Castro, sin ser notificados a sus padres.

Procedimientos de una institución que agoniza

Luego de ser golpeado (como muestra el video) Diego y Javiera fueron subidos al carro policial. “Me apretaron las esposas, tanto que gritaba de dolor, tenía mis manos hinchadas” comenta diego. Ademas, el estudiante del “Poli” afirma que los dejaron cerca de una hora encerrados en el auto. “La paca que tenia la llave de mis esposas se fue. Golpeábamos la ventana pidiendo que nos abriera un poco la ventana para poder respirar. En ese momento llegó un paco y nos bajo un poco el vidrio ( casi 1 centímetro) y de forma despectiva nos gritó: “¿Ahí están bien, pendejos culiaos (sic)?” riéndose y alejándose del carro.

“En ese momento, recordé que tenía mi celular,le dije a la Javi y pude así sacarme ésta foto para tener de prueba” afirma Diego.

 

Luego al entrar a la comisaria, los tuvieron separados. Diego afirma que los demás carabineros se reían de ellos constantemente, ironizando con la canción creada por Las Tesis : “El violador eres tú”. En tanto Javiera asegura que el protocolo no fue el correcto. Se pasó por alto la llamada a sus padres. ” Existe un tercer compañero, que lo detuvieron solamente por ir a preguntar a la segunda comisaría quiénes estaban detenidos”

Los estudiantes afirman que casi 7 horas después, se les avisó a sus padres, quienes ya sabían por terceros. Al día siguiente fueron dejados en libertad, a eso de las 10 de la mañana.

 

 

Juicio

El día lunes  ambos jóvenes fueron al tribunal. La jueza los culpó de desordenes en la vía pública, por cortar el tránsito. A Diego lo están culpando además de ser el autor de haber manchado la reja del árbol con pintura. Hay una investigación en proceso, que si demuestra que yo diego fue el culpable, arriesga a pagar cerca de 2 millones de pesos. El joven tiene una orden que lo prohíbe acercarse a más de 30 metros de la plaza por un plazo de 100 días.

En tanto, fuentes jurídicas consultadas por éste caso, indicaron que les parece que a nivel país existe una represión transversal, sin embargo, en éstos casos puntuales, no se hubo un actuar violento por parte de los uniformados, ya que “de lo contrario nosotros mismo hubiéramos tomado medidas de protección y denuncias.” Además, sostuvieron que si les parece exagerada las medidas tomadas por parte de la fiscalía, ya que “los actos cometidos por los jóvenes, dentro del marco jurídico, son actos menores que no afectan sustancialmente al orden público.

Mi familia y yo  nos sentimos decepcionados del actuar de la institución de carabineros, fue totalmente injusto y violento. No nos merecíamos ese trato”. Finaliza Diego.