Compartir :

“Tras 5 días de paro de las y los trabajadores del Casino Enjoy de Castro llegan a acuerdo con empresa, los trabajadores exigen un reajuste salarial de un 6% sobre el IPC y derecho a bono de todos los trabajadores, tras no llegar a acuerdo en la negociación previa con la empresa motivo por el cual han iniciado un paro formal indefinido el pasado lunes 08 de octubre en busca de abrir una negociación con la Empresa”

Por Luis Humberto Ruiz

Se trata de los sindicatos Rantur e Isla Grande y que reúne a 170 trabajadores, ambos sindicatos de la empresa Enjoy quienes como muchas en Chile trabajan con una política empresarial de Multirut, esta política utilizada de forma habitual en Chile por las grandes empresas, les permite fragmentar las negociaciones colectivas y diluir el poder negociador de las y los trabajadores, en el caso particular de Enjoy Castro trabaja con dos personalidades jurídicas lo que ha obligado a las y los trabajadores a constituir dos sindicatos.

Durante las primeras aproximaciones con la empresa las y los trabajadores presentaban una propuesta de reajuste del 8% mientras la empresa 1%, al no llegar a acuerdo en el diálogo con la empresa motivo por el cual han iniciado un paro formal indefinido el pasado lunes 08 de octubre en busca de abrir una negociación con la Empresa, exigiendo un reajuste salarial de un 6% sobre el IPC y derecho a bono de todos los trabajadores lo que obligó a una movilización el día jueves que contó con el apoyo de la comunidad local, finalmente el pasado viernes 12 de octubre tras una nueva ronda de negociación se abre al diálogo, los trabajadores acceden a un reajuste del 3% y un bono de productividad de base 15.000.- pesos.

La situación salarial de los trabajadores del Casino Enjoy está marcada por la desigualdad, mientras la empresa reporta millonarias utilidades anuales el 2017 en sus Estados Financieros el salario promedio de los trabajadores del Enjoy Castro promedia los 317.000 pesos, situación que no dista de la realidad nacional actualmente el sueldo mínimo en Chile está en 276.000 pesos, según el último estudio de la Fundación Sol “Los Verdaderos Sueldos de Chile”, el 50 % de los trabajadores chilenos gana menos de $380.000 y 7 de cada 10 trabajadores menos de $550.000 líquidos”.

La historia del Enjoy y el Grupo Martínez

La historia de uno de los grupos empresariales más grandes en el mundo de los casinos se inicia en 1975, en plena dictadura militar, con la entrega de la concesión del Casino de Viña del Mar, durante la administración de alcaldicia del Almirante Luis Urzúa Merino, a la sociedad integrada por Martínez Ruíz, este recibe una sugerencia para postular de parte del amigo y Militante DC Enrique Krauss y acude a la oferta en conjunto con, Juan Cueto, Francisco Fluxá, Mario y Sergio Vilenski, Eliseo García, Jorge León,Manuel Alvariño y Moisés Rozental la concesión que duro 5 años fue renovada durante la administración de Edmundo Crespo pero esta vez con menos socios, Martínez, Cueto y Rozental.

En 1985 Eugenia Garrido (Alcaldesa designada), en 1989 de forma anticipada la concesión fue renovada y la administración fue asumida por el hijo de Martínez, Antonio Martínez Seguí, producto del proceso que se abría en contra de Antonio Martínez Ruíz por el caso Banco Concepcion, caso por el cual serían condenados por Directores y Ejecutivos del Banco Concepción, Martínez que era parte del Directorio Junto a su socio Juan Cueto ambos fueron condenados 541 días de presidio menor por estafa (En 1996, sin embargo, la Corte de Apelaciones dictó un fallo absolutorio en favor de todos los involucrados en esos procesos).

En 1993 se le entrega a la sociedad una nueva concesión hasta septiembre del 2000, año en que el grupo asume una nueva concesión esta vez por 15 años, ambos procesos enmarcados en una serie de acuerdos políticos entre los empresarios y políticos locales de la Quinta Región.

El 2018 la Familia Martínez deja el control de Enjoy tras la entrada del fondo de capitales de riesgo estadounidense Advent International quedando como socios minoritarios en una OPA (Oferta Pública de Acciones), la acción que buscaba un aumento de capitales daría como resultado el levantamiento de un monto de US$302 millones.